Los colegios de ingenieros técnicos de València, Alicante y Castelló se han unido para impulsar un plan para la seguridad industrial. El proyecto pretende concienciar a todos los ciudadanos para que demanden instalaciones seguras en su hogar y en su lugar de trabajo. Angélica Gómez, decana del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado de Valencia, insistió en que «es muy importante revisar periódicamente las instalaciones para vigilar que funcionan perfectamente».

Fuentes de los tres colegios incidieron en que «todos los ciudadanos son los verdaderos receptores y beneficiarios de la seguridad industrial como derecho específico. Es necesario que comprendan que la efectividad del derecho a la seguridad industrial solo es posible si los titulares de las instalaciones, tanto en entornos domésticos como industriales, cumplen con las obligaciones que se derivan».

Los colegios, con la ayuda de la Generalitat, quieren hacer partícipes y cómplices a todos los ciudadanos «para que sean agentes activos, vigilantes y demandantes de seguridad industrial en sus entornos más inmediatos, desde su hogar a su lugar de trabajo, pasando por locales de ocio y comercios».

Los ingenieros advierten de que las instalaciones requieren un «mantenimiento adecuado a los largo del tiempo, que redundará en una mayor vida útil de las mismas. Todos los sectores productivos de la Comunitat Valenciana (algunos de tanta trascendencia como el turismo, el automóvil el comercio o el mueble) están directamente afectados por la normativa de segurizada industrial».

En el caso del turismo, los colegios de ingenieros técnicos industriales apuntan que «la promoción e inversión en seguridad industrial favorecerá la imagen y será un factor determinante de competitividad de la oferta turística de la Comunitat Valenciana frente a otros destinos. En consecuencia, incorporar la seguridad industrial a la estrategia empresarial puede suponer la ampliación y consolidación de nuevos mercados de interés».