Vodafone España ha trasladado a los sindicatos en el marco de la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 1.200 trabajadores su propuesta de llevar a cabo una reorganización de su negocio con el fin de que sea más simple y ágil y se eliminen duplicidades, y que incluye además una reducción de las divisiones territoriales de las seis actuales a cuatro. La empresa ha informado de su intención de eliminar la división valenciana para unirla a la región Este. Como adelantó ayer Levante-EMV, la compañía tiene la intención de suprimir 170 de los 530 puestos de trabajo que tiene en la Comunitat Valenciana (cerca de un tercio de la plantilla). Vodafone cuenta con más trabajadores en València que en otras partes de España tras la compra de la compañía de telecomunicaciones ONO.

Con la nueva estructura, la Comunitat Valenciana, Aragón, Cataluña y Baleares se integran en la región Este, mientras que Murcia se incorpora a la región Sur. Por su parte, País Vasco, Navarra, La Rioja, Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León quedan unidos en la región Norte.

Entre las razones económicas para justificar el despido de más de un millar de trabajadores en toda España, Vodafone ha esgrimido el creciente peso de las ofertas low cost, que presionan los márgenes de negocio y que obligan a la compañía a tener «una estructura organizativa dimensionada para competir con éxito en todos los segmentos de mercado».

La multinacional ha ofrecido una indemnización de 32 días por año trabajado con un tope de 20 mensualidades y prejubilaciones a partir de los 56 años y con más de diez años de antigüedad. La empresa ha trasladado a los representantes de los trabajadores que este ERE y sus condiciones afectarán a todas las áreas de la organización en Vodafone España, sin excluir ningún puesto de responsabilidad.