Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Santiago Salvador: "Con la ley de polígonos tenemos el coche, pero nos falta la gasolina"

"En las áreas empresariales de referencia se ha demostrado que la colaboración publico-privada es beneficiosa"

Santiago Salvador, ayer, en la planta superior de la sede de Asivalco en Fuente del Jarro.

Santiago Salvador, ayer, en la planta superior de la sede de Asivalco en Fuente del Jarro. m. á. montesinos

Santiago Salvador, que también preside la Confederación Española de Áreas Empresariales y la asociación que gestiona Fuente del Jarro (Asivalco), incide en que el objetivo de la ley valenciana (que fue pionera a nivel nacional) es reproducir casos de éxito como Elx Parc Empresarial y subraya que hace falta un impulso de la Administración.

Las Corts aprobaron hace un año la primera ley española de áreas empresariales. ¿Se ha desarrollado esa ley?

No. Ahora estamos tratando de constituirnos como entes de gestión empresarial (para funcionar como comunidades de propietarios y que todas las empresas paguen los gastos comunes). Es un proceso lento, pero tenemos la misma ilusión que cuando promovimos la ley.

¿Necesitan ayudas públicas para que sea efectiva?

Sí. De momentos nos han dado una primera ayuda, pero necesitamos más. Yo gráficamente digo que tenemos el coche, pero nos falta la gasolina. Todo este proceso tiene un coste y los ingresos de las asociaciones son limitados porque provienen de aportaciones voluntarias de las empresas.

¿Y cómo tarda tanto en ser efectiva la ley?

Porque la política es la política. Esta ley, tras trabajarla mucho, fue aprobada prácticamente por todos los partidos políticos. El problema es que su ejecución es un proceso complicado.

¿Cuántos polígonos se quieren constituir como entes de gestión empresarial?

De momento, ocho polígonos estamos avanzado en esa línea. Entre ellos están el Parque Tecnológico, Fuente del Jarro, Moncada 2 y 3, San Vicent del Raspeig y La Sara de Algemesí. Con la experiencia de esos polígonos el resto se adaptarán rápidamente. La ley trata de reproducir los casos de éxito como el de Parque Tecnológico de Paterna o Elx Parc Empresarial. Son polígonos donde se ha demostrado que una buena colaboración público-privada es beneficiosa. El objetivo es trasladar esos casos de éxito al resto de los polígonos.

¿Qué ayudas debería aportar la Generalitat

Yo hago un paralelismo. Las asociaciones de comerciantes reciben ayudas sustanciales de la Dirección General de Comercio desde hace más de veinte años y a las áreas empresariales no nos llega nada. No pedimos ayudas para nuestra estructura (como el pago de nóminas) sino para dinamizar actuaciones que son necesarias. Hay muchas cosas que se pueden hacer desde las asociaciones, pero no tenemos la gasolina.

Ustedes han denunciado que se sienten como el último barrio de los municipios.

Es así. Los ayuntamientos solo nos tienen en cuenta como una fuente de financiación, pero no recibimos inversiones. Las empresas aportan más del 53 % del PIB. Somos las gallinas de los huevos de oro porque creamos riqueza, generamos trabajo y pagamos impuestos. Necesitamos ayuda para hacerlo con más fuerza.

¿Cuáles son los polígonos de referencia en la C. Valenciana?

Elx Parc Empresarial es impresionante. En València tenemos desde el Parque Tecnológico de Paterna a Fuente del Jarro. Somos 740 polígonos y hay algunos muy buenos.

El de Elx lo impulsó el anterior director general de Industria, Diego Maciá.

Nosotros consideramos a Diego Maciá como el padre de la ley de áreas empresariales. Él hizo un estudio muy serio para que este proyecto saliera adelante. Le estamos muy agradecidos. Como alcalde de Elx fue impulsor del parque empresarial y conoce muy bien los problemas de los polígonos.

Ya hace dos años del incendio de Fuente del Jarro. ¿Ha mejorado la seguridad industrial o puede volver a ocurrir?

En Fuente del Jarro seguimos con el problema de que solo hay un túnel para acceder a 200 empresas donde trabajan 4.000 personas. Aquí puede ocurrir otra desgracia, pero las cosas de la Administración van lentas. El Ayuntamiento de Paterna aprobó hace veinte años la ejecución del segundo túnel y no se hizo. En el presupuesto de este año han incluido una partida para ese túnel, pero hay que verlo.

El Consell ha impulsado dos mapas de áreas empresariales. El más trabajado es el del Ivace, pero de momento solo incluye 400 de los 740 polígonos valencianos. ¿Son efectivos estos mapas?

Serán efectivos cuando se terminen. Todavía no están bien definidos. Nosotros llevamos ya muchos años pidiendo que se hagan. Lo más importante para una buena toma de decisiones es conocer la situación. Aquí el problema es que no sabemos realmente ni los polígonos que hay ni el nivel de infraestructuras y servicios que tienen. Un inversor que quiere instalarse en la Comunitat Valenciana necesita esa información.

Llevan ya mucho tiempo con esos mapas. ¿Es tan complicado hacer esa radiografía?

No quiero criticar a los políticos, pero a veces da la sensación de que tienen otras prioridades y esto lo dejan de lado. Obviamente, para la sociedad es algo muy importante. El mapa de suelo industrial tiene que ser una herramienta útil. La ley de Áreas Empresariales recoge que se tiene que realizar un gran trabajo de campo para desarrollar el mapa de suelo industrial. Hace falta mucha información.

Antes me comentaba la necesidad de ayudas, ¿les están llegando las del Ivace?

Hay que reconocer el esfuerzo de la Generalitat desde que entró Ximo Puig como presidente. Antes no había nada para los polígonos. Ahora empiezan a llegar esas ayudas, aunque nos gustaría que fueran más.

Compartir el artículo

stats