Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más salario en especie

Más de 260.000 trabajadores de la C. Valenciana declaran a Hacienda retribuciones distintas a las monetarias, como seguros de vida o coches de empresa - La cifra se ha disparado un 60%

Más salario en especie

Más salario en especie

Seguros de vida, cheques restaurante, la posibilidad de utilizar el coche de empresa para uso particular, cesión de viviendas, préstamos a un interés preferente... Cada vez son más los trabajadores que, además de la nómina que cada mes ingresan en el banco, reciben también una parte de su salario en especie, es decir, en bienes y servicios. Una práctica que no deja de ganar adeptos a medida que la recuperación del mercado laboral se asienta y las empresas buscan nuevas estrategias para fidelizar a sus empleados y evitar que se marchen a la competencia.

Así, de acuerdo con las últimas cifras de la Agencia Tributaria, hasta 261.484 contribuyentes de la Comunitat Valenciana incluyeron en su declaración del año pasado -en la que dieron cuenta de sus ingresos de 2017- algún tipo de pago de este tipo. Una cifra que se ha disparado casi un 60% desde el inicio de la recuperación, a pesar de que la estadística no recoge el total de ocupados que se beneficia de estos complementos, ya que muchos de ellos están exentos de tributación, como los citados cheques restaurante, siempre que no superen los 11 euros diarios, o la cuota de la guardería o el colegio que algunas empresas pagan a sus empleados para ayudarles a conciliar.

Entre los que sí se vieron obligados a incluir estos ingresos en la declaración, los pagos en especie sumaron una cantidad nada despreciable: 295,5 millones de euros, lo que supone una media de 1.130 euros por beneficiario. A esta cifra hay que sumar los cerca de 70 millones que recibieron los 44.977 valencianos a los que su empresa también les realizó alguna aportación a su plan de pensiones, según las mismas fuentes.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, vincula este aumento de las retribuciones en especie a la mejora del mercado laboral y, sobre todo, a las crecientes dificultades de las empresas para encontrar personal cualificado. «Es una forma de fidelizar al trabajador y evitar la rotación de plantillas, que es uno de los problemas con los que empiezan a encontrar muchas compañías», apunta el experto, que señala que esta carestía no afecta únicamente a profesionales del sector de la informática o las nuevas tecnologías, como muchos pudieran pensar, sino que cada vez se extiende más a ámbitos como el de la industria, donde resulta difícil contar con obreros cualificados y con la formación necesaria.

Así, junto con el importe de la nómina, cada vez es más frecuente que se negocie este tipo de beneficios cuando se contrata un trabajador. «Ahora se va, incluso, un paso más allá y también se empiezan a ofrecer otros incentivos relacionados con la flexibilidad horaria o la posibilidad de trabajar desde casa una parte del tiempo para favorecer la conciliación», según apunta Bote. En estos casos, por ejemplo, la empresa también suele pagar la conexión a internet desde el domicilio, lo que también entra en esta categoría de retribuciones en especie.

Por comunidades, Cataluña es la autonomía española donde más trabajadores ingresan este tipo de retribución flexible, como también se la denomina, con más de 675.000 contribuyentes que incluyeron estos pagos en su última declaración, pero es en la capital del Estado, en Madrid, donde el importe medio de los pagos en especie son más elevados, con 1.940 euros por persona. Por el contrario, los canarios son los que menos dinero ganan por esta vía, con 552 euros.

Desapercibidos

En cuanto a la acogida que tienen estas compensaciones, el experto señala que no todos tiene la misma repercusión. Mientras que disponer del coche de la empresa durante todo el tiempo o recibir una ayuda para el alquiler -como ocurre con muchos desplazados-suelen ser muy bien recibidos, otros pasan completamente desapercibidos. Sería el caso de los seguros de vida que muchas empresas contratan para sus trabajadores y que, pasado un tiempo, la mayoría de ellos suele olvidar que existe.

Compartir el artículo

stats