Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo valenciano sobrevive al brexit y la competencia y apunta a otro verano récord

La llegada de extranjeros se dispara un 10% en julio frente al hundimiento en otras autonomías - Agosto cierra también con un aumento en la ocupación pero los descuentos por el temor a la fuga de turistas reducen la rentabilidad

Playa de Benidorm, en una imagen de archivo.

Playa de Benidorm, en una imagen de archivo. levante-emv

Si atendemos a los números, el verano de 2019 va camino de dejar para la Comunitat Valenciana otro registro récord para el sector turístico. Pese a todos los temores y todos los impactos previstos. El último, el bloqueo del programa de vacaciones de invierno para mayores del Imserso, que amenaza con dejar una factura millonaria en los hoteles de la costa alicantina.

Los datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes solo al mes de julio, reflejan un incremento del 10,2% en cuanto a la llegada de turistas extranjeros a la C. Valenciana, hasta casi 1,25 millones de personas. Además, su gasto se elevó más aún, un 14,6%, con 1.268 millones de desembolso acumulado.

Las cifras van en línea con otros registros que evolucionan al mismo nivel. El tráfico aeroportuario, por ejemplo, confirma la dinámica. Manises elevó casi un 10% sus pasajeros internacionales ese mes; l'Altet, en Alicante, también vio dispararse un 7% el tráfico exterior.

La C. Valenciana, de hecho, se presenta como un oasis dentro del panorama español, que efectivamente sí que vive un frenazo en este sector que representa el 15% del PIB. En el primer mes de la temporada alta, cayó un 1,3%. Todos los motores turísticos se resintieron. Canarias casi un 8%; Andalucía retrocedió un 5%; Baleares, un 3,5%, y Cataluña también perdió un 2,1% de turistas extranjeros.

¿Dónde están los alemanes?

En la Costa Blanca, enclave de referencia de turismo vacacional valenciano, ven los datos casi con asombro. «Nos hace falta un estudio que diga dónde están estos turistas, porque en los hoteles todo ese incremento no ha estado. Seguramente en villas o en apartamentos ilegales. En los hoteles no tenemos alemanes y es el tercer mercado del Aeropuerto de Alicante. Vamos a hacer en encuestas en l'Altet para saber dónde van, cuánto gastan y cuánto dura su estancia», afirma Toni Mayor, presidente de la patronal hotelera de la C. Valenciana (Hosbec).

Aunque aún no se conocen los datos oficiales, agosto también apunta a un incremento de las cifras del pasado agosto de dos o tres puntos, vaticina Mayor. Lo que sí que se ha resentido es la rentabilidad. El nerviosismo ante la competencia de mercados emergentes como Turquía, Túnez o Egipto, y otras comunidades como Canarias (que sí están sufriendo la pérdida de los turistas prestados), llevó a muchos hoteleros valencianos a realizar promociones y otras medidas de estímulo para favorecer las reservas, y eso se ha comido parte de los márgenes.

La C. Valenciana resiste otro verano más al fin de los vientos de cola que llevan tiempo anticipando los expertos y que, en realidad, sí sufre el resto del país. Los británicos, pese a todos los temores por la devaluación de la libra y el brexit, apenas han dejado de llegar (-1,3% hasta julio); y otros mercados, como el francés (+3,2%), el alemán (+27%) o el italiano (+10,1%), han compensado la caída con aumentos de visitas y gasto.

El sector ha sorteado también algunas incertidumbres que podrían haber sido catastróficas para otros destinos, como la crisis del Boeing 737 MAX o la quiebra del gigante de la touroperación Thomas Cook, evitada finalmente por el inversor chino Fosun.

Compartir el artículo

stats