Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Ford Almussafes se encomienda al Kuga en un 2019 con la menor producción del último lustro

La factoría prepara el lanzamiento del nuevo modelo que «asegura» el futuro en medio de los grandes cambios que rodean al sector de la automoción en Europa - La filial española de Ford retrocedió un 7,7% su volumen de negocio en 2018 y cerrará el año con una caída de producción del 8% lastrado por el Bréxit

Ford Almussafes se encomienda al Kuga en un 2019 con la menor producción del último lustro

Ford Almussafes se encomienda al Kuga en un 2019 con la menor producción del último lustro

No todo son malos augurios en Almussafes. La planta valenciana de la multinacional Ford vive estos días un momento de efervescencia, haciendo frente al reto de un lanzamiento trascendental para el futuro de la producción y el empleo a medio plazo.

El nuevo Kuga está en plena rampa de salida. Desde hace unas semanas, ya puede verse en las zonas de aparcamiento del polígono las primeras unidades salidas de los ensayos; y en unos días se espera que el modelo comience la curva de subida. Según apunta Carlos Faubel, presidente del comité de empresa y secretario general de UGT, a principios de noviembre, tras un parón de dos días por el nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), comenzarán a salir unidades fabricadas para la venta. Primero, unas 40 ó 50 al día, para ir incrementando el ritmo hasta alcanzar en pocos meses más de 800 Kuga cada jornada. Al mismo tiempo, irá descendiendo el ritmo de fabricación del actual modelo hasta final de año. Durante unas semanas van a estar conviviendo las dos versiones en las líneas de producción.

No es un modelo cualquiera. El Kuga representa más de la mitad de la producción actual, el gran sostén junto a la furgoneta comercial debido al menor mercado de los otros tres modelos (Mondeo, S-Max y Galaxy). Hay mucho en juego para los 7.348 empleados y la industria auxiliar.

Este lanzamiento es un acicate para cerrar con optimismo un año complicado. 2019 es el año de los cuatro ERTE, pero también el del shock en el sector por el fin decretado para el diésel y el viraje hacia la electrificación; el de la caída de las ventas en los mercados europeos y especialmente en el Reino Unido del Brexit, lo que ha comprometido la producción en la planta valenciana.

No es un desplome, pero los números, en realidad, se están resintiendo. Los días de paro obligado (cinco más en noviembre y diciembre para cerrar el año con el cuarto ERTE) sumados al valle de producción que acompaña todo lanzamiento de un nuevo modelo van a situar la producción en torno a los 350.000 vehículos al finalizar 2019. Según fuentes de STM Intersindical, al ritmo de producción actual, unas 1.700 unidades al día, y contando los días laborables que restan, el número de coches se situaría en 349.653 vehículos. Un 8% menos. Será la menor cifra del último lustro, unos años en que Almussafes ha llegado a bordear los 420.000 coches manufacturados gracias al tirón de este modelo SUV y de la furgoneta Connect.

¿Que significa el Kuga para Almussafes? «El Kuga salvó la fábrica en su día», evoca Faubel en relación al momento crítico de 2011, cuando se negoció la llegada de este modelo y de la furgoneta en un contexto también de gran incertidumbre. «Fue cuando habíamos perdido el turno de noche, cuando hubo pactos de salidas de la fábrica», rememora. Hoy, el lanzamiento del nuevo modelo está minimizando el impacto de la caída de demanda y ha permitido sortear la bajada de la venta con ERTE's y sin despidos.

El nuevo Kuga, con mayor carga tecnológica y complejidad permite confiar en más carga de trabajo. Es un asidero en un momento de dudas. En el tercer trimestre del año, el negocio de la división europea se redujo un 14% fruto del retroceso de las ventas del 15%, según acaba de anunciar la multinacional. Los beneficios a nivel global han caído un 56,7% entre julio y septiembre.

En 2018, el negocio de Ford España SL ya notó este enfriamiento, con una caída de ingresos del 7,78%, hasta quedarse en 8.438 millones en total, según publica Expansión.

En este contexto, el Kuga aparece como la gran esperanza: «Vivimos en una época de incertidumbre para el sector: Trump y sus locuras; el Brexit; la transición hacia otras alternativas de combustión, etc. Pero estamos convencidos de que tras muchos meses de esfuerzo y buen hacer de toda la plantilla, que lo hemos demostrado con todos los modelos que hemos lanzado, el nuevo modelo Kuga va a cubrir las mejores expectativas y será igual o más exitoso que el anterior modelo. Va a ser la gran garantía para que Almussafes mantenga el empleo», asegura Paco González, portavoz de STM Intersindical.

Ajena a los recortes de Europa

El dirigente se aferra a los síntomas positivos. Porque 2019 ha sido el año de los cuatro ERTE pero también el que Almussafes ha sorteado la crisis (al menos de momento) de la división europea al quedarse fuera de unos recortes de 12.000 empleos y cierres de plantas en Gales, Francia y Rusia.

«Ford está dando en Almussafes y a nivel internacional importantes pasos para atender los cambios en la demanda, como la nueva planta de ensamblaje de baterías eléctricas que ya está en obras, junto a las versiones eléctricas e híbridas, que estoy convencido de que fortalece nuestra posición», concluye González.

Compartir el artículo

stats