Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comparativa

La sobreoferta baja el precio de las naves valencianas un 30 % respecto a España

Los activos inmobiliarios bancarios procedentes de empresas quebradas desploman el coste de las instalaciones industriales - Los inversores buscan almacenes logísticos por el tirón del comercio electrónico

Polígono industrial Els Mollons en Alaquàs, en una imagen aérea de archivo.

Polígono industrial Els Mollons en Alaquàs, en una imagen aérea de archivo. mrw

El coste de las naves industriales es un 30 % más bajo en la Comunitat Valenciana que en el resto de España por la sobreoferta de activos disponibles, según revela un informe del Colegio de Registradores. La salida al mercado de activos bancarios procedentes de empresas quebradas ha desplomado el coste de las instalaciones industriales en las tres provincias, según precisaron fuentes de Olivares Consultores. Comprar una nave industrial en la Comunitat Valenciana es tres veces más barato que hacerlo en Madrid. Los operadores están reconvirtiendo este tipo de almacenes en plataformas logísticas. Un ejemplo es Mercadona que derribó una antigua fábrica de derivados lácteos en el polígono Vara de Quart (València) para transformarla en una plataforma logística de «última milla».

El precio del metro cuadrado de una nave industrial en la Comunitat Valenciana es de 285 euros frente a los 402 euros que cuesta de media en el resto de España, según recoge el anuario de 2018 del Colegio de Registradores de la Propiedad. El coste en las tres provincias valencianas está muy alejado de los 779 euros el metro cuadrado de Madrid, los 780 euros de las Islas Baleares, los 629 euros de Canarias, los 626 euros del País Vasco y los 467 euros de Cataluña.

A nivel nacional, el precio de las naves ha subido un 7,4 % respecto a 2017 y alcanzó en 2018 los 400 euros el metros cuadrado después de un largo periodo por debajo. Al igual que en la Comunitat Valenciana, el exceso de oferta generado antes de la gran crisis inmobiliaria y económica «ha supuesto un importante problema que se ha ido alargando en el tiempo hasta prácticamente la actualidad. En la medida que se mantenga un cierto nivel de crecimiento en la actividad económica el sector de naves industriales puede ir recuperándose», recoger el informe.

Sin embargo, la situación en la Comunitat Valenciana es más complicada que en el resto de España por el cierre de múltiples empresas durante la crisis que estaban ligadas a sectores tradicionales (como la industrial textil en Ontinyent). El precio de las naves está en mínimos desde hace cuatro años y en 2018 cayó un 8 % respecto a 2017. El coste más bajo se alcanzó en 2015.

Víctor Jiménez, director de Industrial y Logístico de Olivares Consultores, explicó que el motivo fundamental es la gran cantidad de suelo y de naves industriales antiguas en zonas como Picassent, Massalavés o Beniparrell. «El suelo está un 50 % más bajo que en Madrid o Barcelona por la sobreoferta. Desde 2008 hay gran cantidad de suelo industrial urbanizado que no tuvo salida durante la crisis. Ahora está cambiando con la apuesta de Mercadona por Parc Sagunt o de Power Electronics y Conforama por Llíria», precisó.

El experto en suelo industrial y logístico Carlos González Triviño (CEO de Gobernanza Industrial) coincidió con Víctor Jiménez en que es un problema de oferta y demanda. «Madrid y Barcelona tienen mayor poder de atracción de inversión. La diferencia de precio no es porque tengan mejores infraestructuras», indicó.

El directivo de Olivares Consultores incidió en que hasta la fecha los bancos han hecho tasaciones muy bajas de los activos industriales que tenían procedentes de impagos de créditos para quitárselos de encima. «Son naves que no están preparadas para el sector logístico, que es lo que buscan los inversores. Una nave industrial ronda los 300 euros el metro cuadrado, pero una plataforma logística cuesta de media entre 500 y 700 euros el metro cuadrado. Los operadores tienen dificultades para encontrar este tipo de naves que son necesarias para dar servicio al comercio electrónico. Son plataformas de 10.000 metros cuadrados que tienen que estar como mucho a 25 kilómetros de València», subrayó Víctor Jiménez. El responsable de activos industriales y logísticos de Olivares Consultores insistió en que esta tendencia se va a acentuar por el crecimiento de las compras online y apuntó que este «black friday» ya han superado a las que se hacen en tiendas físicas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats