Las empresas familiares de la Comunitat Valenciana son, junto a las canarias, las que menos se rigen en sus sistemas de gobierno corporativo a través de la figura del consejo de administración, según el Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas (Gece), una iniciativa de análisis impulsada por Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie). El promedio entre las mercantiles modestas y frágiles, es decir, las menos competitivas, es del 26,6 %, el más bajo de todas las autonomías, mientras que entre las firmas de alta competitividad, las que Gece considera como superiores y sólidas, el porcentaje es del 34,7 %, solo superior al 32,7 % de Canarias. Estos datos bajos sitúan a la Comunitat Valenciana «entre las que más se apoyan en la figura del administrador único en sus sistemas de gobierno corporativo».

Este hecho seguramente está vinculado de forma directa a la proliferación de pequeñas firmas en la autonomía. De hecho, los datos del estudio de Gece ponen de relieve que la Comunitat Valenciana no se caracteriza precisamente por disponer de un elevado porcentaje de mercantiles familiares que han alcanzado una dimensión mediana (solo llegan ahí el 12,9 % del total) o grande (el 1,1%). En Madrid, esos porcentajes son, respectivamente, del 15,5 % y el 2,4 %. Cataluña, con un modelo productivo similar al valenciano-y muchas grandes firmas fugadas por el procés desde octubre de 2017, año al que hacen referencia los citados datos-, tiene en cada caso un 12,3 % y un 1,2 %.

Capital

El informe se detiene a analizar también la estructura de capital de las empresas familiares. La principal conclusión es que la existencia de un único accionista es menos frecuente entre las empresas con mejores niveles de competitividad. En la Comunitat Valenciana, «un 58,7 % de las firmas familiares de más de 10 empleados con niveles de competitividad modestos o frágiles tienen dos o más accionistas, mientras que en las de nivel de competitividad elevado (sólidas y superiores) dicho porcentaje asciende al 65,5 %». O sea, casi siete puntos más.

Por otro lado, el documento pone de relieve que las firmas familiares valencianas más competitivas (el 25,4 %) son las que generan más empleo y valor añadido de toda España en comparación con el resto de comunidades autónomas. De ellas depende el 52,7 % del empleo y el 58,4 % del valor añadido del conjunto de empresas familiares de la zona. Estos porcentajes son superiores al 31,6 % y 40,5 % respectivamente del conjunto nacional, que también mejoran, además de la Comunitat Valenciana, Canarias, con el 44,7 % del empleo y el 52,6 % del valor añadido, y Navarra, con el 42,2 % y el 51,1 %.

Contribución

La contribución de las empresas más competitivas de la Comunitat Valenciana supone que de todo el empleo generado por las empresas familiares de las tres provincias, más de la mitad se concentra en organizaciones que gozan de alta competitividad y, por tanto, potencialmente pueden ofrecer estabilidad laboral y buenas condiciones de trabajo, según indica el informe. Se trata de firmas que muestran buenas ratios de rentabilidad, solvencia y productividad.