Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La confianza de los empresarios valencianos cae al peor nivel en dos años

El saldo entre optimistas y pesimistas sobre el primer trimestre de 2020 se sitúa en terreno negativo con un 1,6 %

La confianza de los empresarios valencianos cae al peor nivel en dos años

Los empresarios valencianos no han empezado el nuevo año con buenas vibraciones, seguramente en sintonía con los vientos de desaceleración desatados a lo largo del pasado ejercicio y corroborados esta misma semana por el Fondo Monetario Internacional al reducir más de lo previsto su pronóstico de crecimiento económico de España en este 2020. De hecho, los patronos locales no tienen expectativas demasiado positivas para el trimestre en el que ya llevamos casi un mes. Así, el 17,4 % de los gestores de establecimientos empresariales de la Comunitat Valenciana considera que la marcha de su negocio será favorable en el período comprendido entre enero y marzo de 2020. Por contra, un 19 % opina que será desfavorable. En el primer caso, se trata del porcentaje más bajo desde el cuarto trimestre de 2017, y en el segundo, del más elevado.

El saldo entre optimistas y pesimistas se sitúa en términos negativos. En concreto, un menos 1,6 %. El dato contrasta con la diferencia positiva expresada en el cuarto trimestre de 2019, cuando fue de 4,5 puntos. Y, desde luego, está a una distancia sideral de los 16,3 del segundo trimestre de 2018, cuando las opiniones favorables ascendían al 27,5 % de los empresarios y las desfavorables se quedaban en el 11,2 %.

Estos datos, que acaba de publicar el servicio estadístico de la Generalitat, reflejan las expectativas empresariales en el trimestre actual y sirven para calibrar el denominado Índice de Confianza Empresarial Armonizado, que viene a ser una síntesis general del estado de ánimo de los patronos, ya que incluye también su percepción del trimestre finalizado. El resultado del mismo corrobora el pesimismo de los empresarios valencianos, dado que descendió un 0,6 % en relación al período inmediatamente anterior.

Dicho porcentaje se encuentra dos décimas por encima de la media nacional, que se sitúa en el menos 0,4 %. Por autonomías, la Comunitat Valenciana figura en el amplio grupo de las regiones digamos pesimistas, un escalafón liderado por Cantabria, con un balance negativo del 5,5 %. Aparece justo por delante de las Baleares (2,9 %) y Castilla y León y La Rioja, las dos con un 2,8 %.El ranking, entre los optimistas, está encabezado por Aragón y Extremadura, ambas en torno al 2 %, seguidas por Madrid, País Vasco y Canarias, las tres con un 0,8 % positivo. Por detrás de ellas, con un 0,2 %, aparecen Murcia, Cataluña y Andalucía.

En cuanto a la Comunitat Valenciana, los datos del portal estadístico de la Generalitat ponen de manifiesto la dispar situación entre sus tres provincias. Así, los empresarios alicantinos muestran una mayor confianza en la evolución económica que tendrá el primer trimestre de este año, con un índice que aumenta un 1,6 % en relación al período comprendido entre octubre y diciembre de 2018. Los más pesimistas son los castellonenses, con un balance negativo del 2,4 %, mientras que los valencianos también están en esta corriente, con un descenso del 1,2 %.

Por último, el índice se detiene en la evolución de la confianza empresarial armonizada en los principales sectores de actividad. Solo la construcción y los servicios que no son el comercio registran un dato positivo, del 1 % en el primer caso y del 1,7 %, en el segundo. El más pesimista es el comercio (-2,6 %), seguido de transporte y hostelería (1,1) e industria (0,8).

Compartir el artículo

stats