30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formación

Las empresas tecnológicas vacían las aulas valencianas de ingenieros e informáticos

El Colegio de Telecomunicación apenas recibe nuevos miembros porque los estudiantes prescinden del máster habilitante

Alumnos a las puertas de la facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones de la UPV.

Alumnos a las puertas de la facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones de la UPV.

Las empresas tecnológicas están vaciando las aulas de las universidades valencianas de ingenieros e informáticos. Los estudiantes reciben ofertas de empleo que requieren dedicación completa desde tercero de carrera y muchos optan por dejar los estudios. El Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunitat Valenciana prácticamente no recibe nuevos miembros porque los universitarios (tras terminar los cuatro años del grado) prescinden de hacer el máster habilitante de dos años (que es obligatorio para poder colegiarse).

Las startups y compañías tecnológicas están teniendo dificultades para captar y retener a profesionales con habilidades informáticas por el desembarco en València de grandes firmas extranjeras y el crecimiento de empresas emergentes como Jeff, que acaba de anunciar que va a contratar en los próximos meses a quinientas personas. Jeff, que tiene una plantilla de 600 empleados, busca a cien profesionales para el área de tecnología. El año pasado, Jeff contrató para trabajar en València a 521 empleados de 25 nacionalidades diferentes, lo que implicó multiplicar por cuatro su plantilla.

El decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de la Comunitat Valenciana (Coitcv), Ferran Machí, asegura que hay una «demanda creciente» de profesionales por el desarrollo de empresas vinculadas a la inteligencia artificial, el internet de las cosas (IoT) y las nuevas funcionalidades que ofrecen las redes de 5G.

«Los graduados no hacen el máster habilitante porque les ofrecen trabajo. No se colegian porque no tiene ese máster», apunta. Machí precisa que de las universidades valencianas salen cada año unos cuatrocientos graduados en Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación y apenas se colegian cinco. El coste de colegiarse es de 142 euros al año. El Colegio de Ingenieros de Telecomunicación tiene casi 800 miembros.

Informáticos

La situación es incluso peor entre los informáticos porque muchos ni siquiera acaban los cuatro años de carrera. Alejando Blasco, presidente del Colegio Oficial de Ingenieros en Informática de la Comunitat Valenciana (Coiicv), lamenta que muchos universitarios «se ponen a trabajar cuando están en tercero. Los estudiantes encuentran un empleo y abortan antes de tiempo».

Los informáticos también necesitan el máster habilitante para poder colegiarse. Blasco incide en que el problema en el sector de las TIC (empresas vinculadas a las Tecnologías de la Comunicación y la Información) «es el mismo. Hay una demanda creciente de talento».

Profesión no reglada

El problema añadido es que informática carece de la cualidad de profesión reglada por lo que no tiene reservado el ejercicio de la actividad como los médicos o los abogados. «El mercado de trabajo es anárquico y muchos informáticos van saltando de compañía en compañía en cuanto les mejoran algo las condiciones. Cambian de firma por poco dinero. No hay un compromiso con la empresa como ocurría antes», subraya el decano de los informáticos.

Los graduados en Telecomunicación comienzan cobrando de media entre 22.000 euros y los que tienen el máster entre 23.000 y 25.000 euros. Muchos de estos ingenieros en cuanto tienen oportunidad dan el salto a Madrid o Barcelona porque los salarios son mayores.

En el caso de los informáticos pueden empezar cobrando 12.000 euros al año y en cuanto pasan unos años los sueldos rondan los 34.000 euros. Alejandro Blasco advierte de que ante la falta de informáticos universitarios las empresas están contratando a titulados en Formación Profesional. «Las empresas están contratando a personas que terminan la FP porque no encuentran el talento que necesitan», insiste Blasco.

Oportunidades laborales

El decano del Colegio de Informáticos de la Comunitat Valenciana añade que al igual que ocurre con los ingenieros de telecomunicación muchos profesionales valencianos emigran en busca de mejores oportunidades laborales. «Los sueldos en la Comunitat Valenciana son un 20 % más bajos que en Madrid o Barcelona. Muchos creen que para poder hacer carrera tienen que irse a Madrid o Barcelona o marcharse al extranjero», añade Alejandro Blasco.

Compartir el artículo

stats