Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medida

El Consell cambiará la ley para facilitar la creación de cooperativas 'junior'

Economía también dará más peso a los trabajadores no socios, que podrán ser gestores y accionistas

Rafa Climent, reunido ayer con miembros del Gobierno vasco.

Rafa Climent, reunido ayer con miembros del Gobierno vasco. levante-emv

Rafael Climent continúa inspirándose en el cooperativismo vasco y en su normativa, una de las más recientes de España, como informó ayer Levante-EMV. El conseller de Economía quiere introducir en la ley valenciana de 2015 unos ajustes mínimos pero significativos que permitan replicar figuras ya probadas en el País Vasco. El objetivo es fomentar la economía social y el emprendimiento a la vez que facilitar el rejuvenecimiento del tejido cooperativo autonómico. Blindar el sector y su futuro. Una de las herramientas más rompedoras es la creación de cooperativas junior (de estudiantes).

Así lo indicó ayer el propio Climent, después de reunirse con la consejera de Trabajo y Justícia del País Vasco, María Jesús Carmen San José; el viceconsejero de Trabajo y Seguridad Social, Jon Azkue; y el director de Economía Social del gobierno vasco, Jokin Díaz. Durante el encuentro conocieron de primera mano las líneas de actuación del Gobierno de Euskadi, la Ley de Cooperativas vasca y la PNL de Empresas Participadas.

Climent considera que «sería necesario» introducir en la normativa valenciana las cooperativas de formación, conocidas en Euskadi como las junior cooperativas. Éstas son «promovidas por estudiantes y tienen por objeto la aplicación práctica de las habilidades y conocimientos adquiridos en los centros de enseñanza en los que se encuentran matriculados o matriculadas, mediante el desarrollo de actividades económicas destinadas a la producción de bienes o prestación de servicios», indica la ley vasca.

La duración de la cooperativa, tutelada por el centro educativo, será de carácter indefinido. No obstante, «cuando de todas sus personas socias únicamente dos cumplan el requisito de ser estudiantes, la cooperativa perderá su consideración de junior» y deberá convertirse en ordinaria.

La Conselleria de Economía tiene interés en otro concepto vasco, el que se conoce como empresa participada. Esta figura permite al trabajador de una cooperativa que no sea socio de la misma «participar en la gestión de la empresa y en la toma de decisiones», indica Climent. Además, también permite al trabajador participar en el capital incorporándose como socio. «Esta es una idea que Euskadi está empezando a desarrollar, a través de formación, colaboración y de incentivos fiscales, y que es exportable a la Comunitat Valenciana», añade Climent, que explicó al Gobierno vasco la experiencia en la Comunitat Valenciana en el desarrollo del Plan «Fem Cooperatives I» para fomentar el cooperativismo. Del mismo modo, enumeró las herramientas de análisis y control que se recogen en el Libro Blanco de la Economía Social que también contempla la economía satélite generada alrededor de la economía social.

La reunión de ayer forma parte de una visita institucional de tres días que ha iniciado la delegación de la Conselleria de Economía y la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana, (Concoval), al País Vasco para conocer de primera mano el modelo de cooperativismo de este territorio, caracterizado por ser un referente en el ámbito industrial.

Euskadi es la comunidad autónoma con mayor número de empleados en cooperativas y sociedades laborales (67.630), según datos del Ministerio de Trabajo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats