Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solicitud

La UE exige que se dejen entrar temporeros ante la falta de mano de obra en el campo

El sector exportador advierte de los riegos de contratación de trabajadores para la próxima campaña de fruta de verano por las medidas de confinamiento en la UE - Francia ha enviado a 130.000 parados temporales a trabajar al sector agrario

Recolectores de sandías en un campo de l'Horta, en una imagen del verano de 2019.

Recolectores de sandías en un campo de l'Horta, en una imagen del verano de 2019. levante-emv

La falta de mano de obra en el campo durante los próximos meses -mientras la temporada citrícola entra ya en su fase final con la de recolección de variedades más tardías de naranjas y mandarinas- supondrá un gran reto para los sectores vinculados con las frutas de verano en territorios como la Comunitat Valenciana, Murcia, Andalucía, Aragón o Cataluña. Las dificultades para disponer de temporeros extranjeros debido a las limitaciones en la movilidad y las medidas de confinamiento para frenar la expansión del coronavirus aumentan esas incertidumbres laborales en el campo.

Por eso la Comisión Europea ha tenido que salir al paso con la aprobación de nuevas reglas dirigidas a todos los Estados de la UE que dejan bien claro la necesidad de garantizar la libertad de circulación de los trabajadores de «sectores esenciales». La agricultura es una de esas actividades. Además, desde Bruselas se anima a los diferentes Estados de la UE a que incentiven el trabajo en el campo a los desempleados por cese de actividades no esenciales. En España estos ya suman 1,6 millones de desocupados, de los que 210.000 son afectados por ERTE en la Comunitat Valenciana.

Iniciativas laborales

El Comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit, asegura a través de un comunicado que «los trabajadores temporeros en la agricultura desempeñan una función esencial en algunas circunstancias en la recogida de la cosecha, su siembra y su cuidado». En ese sentido, insta a los Gobiernos a tratar a estos como «trabajadores críticos» e informar a sus empresas de la necesidad de proporcionarles el material de protección adecuado para evitar una mayor propagación de la pandemia.

Quien ha tomado la iniciativa ante esta situación que se avecina es Francia, pues ha reclutado 130.000 desempleados despedidos temporalmente para trabajar en el campo. En España, las asociaciones de productores de fruta de hueso integradas en Fepex -entre las que se encuentra Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana- alerta de la falta de mano de obra temporal para las tareas de aclareo y recolección, que comienza en breve, y han trasladado al Ministerio de Agricultura propuestas para resolver este grave problema, consecuencia de la crisis de la covid-19.

Frutas de hueso como los melocotones, albaricoques, nísperos o cerezas -a partir de mayo- no pueden esperar. También las industrias agroalimentarias han avisado varias veces desde el inicio de la crisis de que si cruzar la frontera se convierte en un trámite largo y con gran interacción humana para los temporeros agrícolas existe el riesgo de que los camioneros empiecen a rechazar viajar entre distintos países de la Unión Europea y se perjudique la distribución de alimentos en las tiendas.

Semanas decisivas

El sector citrícola español asegura que problemas de 'collidors' se han registrado en Andalucía, aunque no tanto en la Comunitat Valenciana durante las últimas semanas, donde se están solucionando los problemas de transporte y acceso a las explotaciones, según fuentes del Comité de Gestión de Cítricos.

Con todo, las principales asociaciones de exportadores de fruta de Fepex advierten de que en las próximas semanas empiezan los trabajos de 'aclareo' y de recolección de diversos productos hortofrutícolas y «no hay perspectivas de mano de obra suficiente por el cierre de las fronteras y la ausencia de trabajadores inmigrantes que trabajan en la recolección».

Compartir el artículo

stats