Kronos Homes ha iniciado las obras de construcción de la torre Bofill en la avenida Cortes Valencianas de València. Tras obtener la licencia de obra el pasado mes de febrero, los trabajos arrancan con el movimiento de tierra y cimentaciones que correrán a cargo de la empresa Rodio Kronsa. Ikon, diseñado por Ricardo Bofill, se convertirá en el edificio residencial más alto de Valencia. Sus dos torres, cuya finalización está prevista para 2023, tendrán 30 y 14 plantas, con 142 y 61 viviendas respectivamente. El proyecto le está ganando la partida a las torres proyectadas en Mestalla. El apartamento más caro cuesta cerca de dos millones de euros.La promoción ha atraído a inversores y familias, que han reservado un centenar de pisos.

La nueva promoción, de la cual ya se ha vendido más del 50%, ofrece una amplia tipología de viviendas de 1 a 4 dormitorios con un precio de partida de 176.000 euros. Su diseño permite adaptar los espacios a las necesidades de los inquilinos: desde distribuciones diáfanas y abiertas, hasta otras más acogedoras y tranquilas. Además, Ikon cuenta con un jardín mediterráneo, piscina y solárium, pensados para disfrutar del clima de la ciudad, así como con un gimnasio y un espacio social gourmet.

El edificio se ubicará en una de las zonas con más proyección de Valencia; frente a la avenida de Les Cortes Valencianas, junto al Palacio de Congresos y a menos de cinco minutos de la estación de metro de Beniferri. Una localización privilegiada, rodeada de parques como el Jardín de Polífilo y la Piscina Parque de Benicalap

El proyecto ha sido abordado, no como un edificio, sino como una pieza fundamental en el engranaje del tejido urbano, algo característico en todas las obras de Ricardo Bofill, uno de los arquitectos postmodernistas españoles más reconocido internacionalmente.