Grupo Cooperativo Cajamar obtuvo un beneficio neto de 17,26 millones de euros en el primer trimestre, un 29,9% menos que en el mismo periodo de un año antes, debido al refuerzo de las coberturas de riesgo de crédito por la incertidumbre generada por la covid-19 y al descenso de resultados extraordinarios por el efecto de la pandemia en los mercados.

El margen de intereses decreció un 0,3%, hasta 147,65 millones de euros, con un aumento de las comisiones netas del 1,7%, hasta 63,07 millones de euros. El margen bruto decreció un 2,4%, aunque el margen bruto recurrente creció un 8%, y el margen de explotación cayó un 7,3%, si bien el margen de explotación recurrente mejoró un 19%. La ratio de eficiencia recurrente mejoró en cuatro puntos porcentuales, hasta situarse en un 56,34%.

Cajamar señaló que sigue saneando su balance, destinando parte de sus ingresos al saneamiento de pérdidas por deterioro de activos, fortaleciendo la tasa de cobertura de la morosidad hasta el 49,80 % (+5,8 puntos frente a un año antes) y la tasa de cobertura del activo irregular hasta el 52,02% (+3,37 puntos porcentuales). Asimismo, redujo un 19,9% los riesgos dudosos totales en un año, con 472 millones de euros menos, y la tasa de morosidad bajó en 1,49 puntos, hasta el 5,82%.