La CEV defendió ayer que el pase a la fase 1 de toda la Comunitat Valenciana se acompañe de medidas fiscales, económicas y laborales que aseguren la supervivencia de las empresas que vuelven a la actividad de forma progresiva.

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana celebró que toda la comunidad autónoma avance en el proceso de desescalada y abogó por una fórmula para compaginar «los dos objetivos: contener la pandemia y acelerar la recuperación», aseguró su presidente, Salvador Navarro.

«Nos enfrentamos a una crisis económica de carácter coyuntural, pero que puede llevarse por delante un gran número de empresas y de puestos de trabajo», alertó Navarro, que pidió una serie de medidas económicas, como las solicitadas en el informe «Mejorar la competitividad para favorecer la recuperación presentado» el viernes. Entre esas medidas, reclamó que, para solucionar los problemas de solvencia derivados de la falta de liquidez a la que se enfrentan muchas empresas y que pueden llevarlas al cierre, se liberen de forma inmediata y conjunta los 40.000 millones de las líneas de avales covid-19 que faltan hasta agotar los 100.000 millones de euros aprobados por el Gobierno.

La CEV confía en que este nuevo escenario suponga un revulsivo para la economía de la Comunitat Valenciana y que los datos sanitarios permitan seguir avanzando en la desescalada a buen ritmo. «Con la colaboración del sector público, del privado y de la ciudadanía, y sobre todo actuando con responsabilidad, tenemos que hacer compatible la reactivación económica con la protección de la salud frente al coronavirus. Tiene que ser un esfuerzo común», añadió Navarro. Por otro lado, los empresarios de Salones Juego de la Comunitat Valenciana han solicitado al Consell el aplazamiento de la aprobación de la Ley del Juego hasta que se recupere la economía para evitar, señalan, la pérdida de casi 3.000 empleos y de 78 millones de euros en impuestos para las arcas autonómicas.

Los empresarios aseguran en un comunicado que han recibido el apoyo de Anesar (Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos), miembro de CEOE, en su solicitud al Gobierno valenciano de que aplace la aprobación de la Ley del Juego en el próximo pleno de las Corts hasta que la economía vuelva a registrar datos positivos y el empleo recupere la senda del crecimiento. Advierten que la Ley llevará al cierre de más de 400 salones de juego y 2.500 personas perderán su puesto de trabajo a partir del instante en que entre en vigor, a finales de este mes de mayo.