Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los servicios valencianos aguantaron mejor que la industria en abril

La actividad terciaria se desplomó un 37 % mientras que la secundaria lo hizo en un 47 %

Los servicios valencianos aguantaron mejor que la industria en abril

Los servicios valencianos aguantaron mejor que la industria en abril

El sector servicios, que supone más de un 70 % del PIB de la Comunitat Valenciana, aguantó mejor que la industria, por debajo del 20 %, en el mes de abril, el período más duro del confinamiento que trajo consigo el estado de alarma para reducir los contagios por coronavirus. Los datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ponen de relieve que la cifra de negocios de la actividad terciaria experimentó en dicho mes un descenso del 37,1 %, mientras que la de la secundaria lo hizo en un 47,1%. Justo diez puntos más y eso que en abril el Gobierno solo obligó al cierre de fábricas y las actividades no esenciales durante quince días en las jornadas previas y posteriores a la Semana Santa. Tampoco hay que olvidar, para puntualizar el contraste, que en todo abril la mayor parte del comercio, toda la hostelería y los hoteles estuvieron paralizados.

El descenso en los servicios de la Comunitat Valenciana fue inferior en 4,3 puntos respecto al 41,4 % que cayó en el conjunto de España, cuyo dato duplica su peor descenso, registrado en la crisis de 2009 (-20,6%). Solo Murcia, Extremadura, Navarra, La Rioja y Andalucía registraron mejores datos que la autonomía valenciana. Las dos regiones más damnificadas fueron los dos archipiélagos, con una clara dependencia turística. En Baleares los servicios bajaron un 61 % y en Canarias, un 57,9 %

Por sectores, los mayores retrocesos en España fueron para las actividades relacionadas con el turismo. Así, los servicios de alojamientos, de comida y bebida y las agencias de viajes recortaron sus ventas casi un 95% respecto a abril de 2019, frente a un 93,6 % de la Comunitat Valenciana.

Dentro del sector del comercio, las ventas de vehículos de motor y motocicletas se desplomaron en abril un 84,4% interanual, y dentro del transporte, los más relacionados con pasajeros (ferrocarril, taxi, terrestre y aéreo) fueron los más perjudicados, con retrocesos de la facturación de más del 70% en tasa anual. En el resto de servicios, los menores descensos se dan en telecomunicaciones (?3,6%) y actividades de seguridad e investigación (?4,2%). Paralelamente, la Comunitat Valenciana, con un descenso del 4,2 %, fue la autonomía, tras Murcia, donde la parálisis de la actividad tuvo menor impacto en el empleo del sector terciario. En la media nacional, dicho porcentaje subió al 5,5 % y en Baleares ascendió al 16,1 %.

La cifra de negocios de la industria, por su parte, bajó más de seis puntos más que la media española, donde se quedó en el 40,8 %. Solo Navarra, Galicia y el País Vasco experimentaron disminuciones más abultadas en abril. La industria automovilística fue la más afectada por la parada, con una bajada interanual de ventas del 90,5 %. Colateralmente, en abril se produjo un descenso en la producción y una significativa bajada de los precios en las coquerías y el refino de petróleo (carburantes), cuya facturación disminuyó el 72,1 %.

La situación de confinamiento de los hogares provocó un descenso de la demanda de muchos productos, lo que redujo el negocio de las fábricas de ropa (80 %), calzado (72,2 %) y muebles (70,9 %). Incluso la industria alimentaria vio disminuir su cifra de negocio, con una bajada del 5 % en abril, tras el repunte del 13,9 % que se anotó en marzo impulsada por el efecto acopio que produjo la declaración del estado de alarma. Sólo dos sectores vieron crecer su facturación en el mes: la fabricación de productos farmacéuticos, que elevó sus ventas el 5 %, y los fabricantes de productos de molinería, almidones y alimentación animal, que incrementaron su negocio el 2,7 %.

Compartir el artículo

stats