Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía desautoriza a Ontinyent para crear un clúster sanitario textil

Advierte al ayuntamiento que no es su competencia pero puede dar ayudas como "mera subvención"

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, visita una de las factorias que produce textil sanitario.

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, visita una de las factorias que produce textil sanitario. p. iborra

Ha tardado en llegar, pero con la nueva normalidad se produce el primer enfrentamiento, al menos público, entre el Ayuntamiento de Ontinyent y la Conselleria de Economía. No con su titular, Rafa Climent, de Compromís, sino con los responsables de las políticas industriales, la socialista ontinyentina y secretaria autonómica Rebeca Torró, y su directora general de Industria, Empar Martínez.

Básicamente, Torró ha desautorizado a su antiguo compañero y alcalde ontinyentino, Jorge Rodríguez, por su pretensión de crear un clúster sanitario textil, una idea a la que lleva meses dándole vueltas tras la reacción del sector, adaptando su maquinaria y producción a la elaboración de mascarillas y otros productos sanitarios. Ya tiene incluso nombre para exportar: Tèxtil Ontinyent. La idea es respaldar desde el consistorio la consolidación de esta línea de negocio.

En este contexto, tras múltiples reuniones y perfilar convenios con la patronal textil Ateval, con sede en Ontinyent, el ayuntamiento emitía ayer una nota en la que se congratulaba de que «la Generalitat da luz verde al clúster textil sanitario de Ontinyent». «Se autoriza la implantación del clúster industrial local que colabora en la creación de puestos de trabajo», señalaba. Pero no pasaron muchas horas hasta que la Conselleria de Economía respondió a esta nota «matizando» que la Dirección General de Industria ha emitido un informe a petición del Ayuntamiento de Ontinyent en que «no autoriza en ningún caso la creación de un clúster sanitario, ya que un clúster sobrepasa el ámbito local», señala esa nota.

La disputa parece una cuestión de concepto, de fronteras. El informe en cuestión está firmado por la directora general de Industria el 17 de junio, y dice: «El ámbito de formación de un clúster sobrepasa ampliamente el ámbito local. La concentración de empresas y de instituciones para la formación de un clúster puede darse a municipios diversos. Incluso, más allá de la circunscripción provincial y llegar, como es el caso, al ámbito autonómico. Entendemos, por lo tanto, que el ámbito de iniciativa, apoyo y consolidación de determinados clústeres „como es el del ámbito del textil„ pertenece a instituciones de rango superior, como por ejemplo el Gobierno autonómico. En este sentido, desde la Generalitat y mediante esta conselleria se está trabajando en la creación y consolidación de un clúster sanitario que engloba varios sectores productivos de la Comunitat Valenciana», reza el informe de Industria, marcando territorio en cuanto a sus competencias.

El documento, eso sí, da luz verde a la pretensión de Rodríguez de aprobar un convenio con Ateval, de 300.000 euros. «Pero entendemos „dice la resolución de Empar Martínez„ que la ayuda [...] podría considerarse una mera subvención local a empresas, complementarias a las que convoca esta Dirección General y que, por lo tanto, no genera duplicidad».

Esa misma falta de duplicidad es la que se reseña en otra resolución el director general de Administración Local, Antoni Such. Pero parece decir más, al señalar textualmente que se puede dar luz verde «a la aprobación de un convenio de colaboración con la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de un Clúster Sanitario del sector Textil», concluye.

Rebeca Torró aseguró a Levante-EMV que el enunciado «clúster textil» del informe de Such es «sólo una forma de referirse al asunto, no que se apruebe el clúster. Se aprueba que no hay duplicidad en las ayudas y ya está», insistió. La secretaria autonómica recalcó que «crear un clúster es materia que supera el ámbito local», dijo.

Compartir el artículo

stats