Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la gasolina en València baja un 5 % desde el inicio de la pandemia

El barril de petróleo Brent se ha encarecido un 18 % desde marzo pero cae un 35 % desde enero

La empleada de una gasolinera de València el pasado 16 de marzo, el primer día laborable tras el estado de alarma.

La empleada de una gasolinera de València el pasado 16 de marzo, el primer día laborable tras el estado de alarma. j. m. lópez

Poner hoy un litro de gasolina de 95 octanos en una estación de servicio de València cuesta de media 1,13 euros. Se trata de un 5 % menos que a mediados de marzo, cuando este producto ascendía a 1,19 euros. En dicho mes, a mediados, el Gobierno aprobó la declaración del estado de alarma y el país quedó prácticamente confinado para luchar contra la pandemia del coronavirus y el coste de este carburante entró en barrena hasta caer a mínimos anuales hacia la mitad de mayo, cuando se pagaba de media en la citada provincia 1,06 euros. Por tanto, en los cerca de dos meses que han transcurrido desde entonces, a la par que la desescalada iba ganando terreno a la parálisis y cada vez más actividades entraban en funcionamiento, se ha producido un alza del 6,3 %. Aún así, los precios pagados en este julio están bien lejos, concretamente, un 13,9 %, de los 1,30 euros por litro que había que abonar justo cuando comenzó este aciago 2020.

En el conjunto de España, los datos son casi idénticos, con descensos del 4,8 % entre julio y marzo y del 13,6 % entre julio y enero y con una subida respecto a mayo del 6,4 %, según los datos del portal dieselgasolina.com.

Contrariamente a lo que se considera común, es decir que la bajada del petróleo no se traslade en la misma medida a las gasolinas, en este tiempo de pandemia está produciéndose una divergencia entre la materia prima y su derivado en beneficio del segundo. Así, el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, cotizaba ayer a 42,95 euros, un 18,8 % por encima de los 35,84 del 16 de marzo, el primer día laborable tras el estado de alarma. El encarecimiento ha sido mucho mayor en relación al 15 de mayo, cuando el crudo se pagaba a 32,50 euros: un 31 %. No obstante, el 2 de enero de 2020 el Brent costaba 66,25 euros, lo que implica que en los seis primeros meses del año ha registrado una bajada del 35,8 %, casi tres veces más que la experimentada por la gasolina de 95 octanos en València, tal como ha quedado apuntado.

Impuestos

Es conocido que en la traslación de los precios del petróleo a las gasolinas tiene una incidencia especial, al margen de la política circunstancial de las distribuidoras, el hecho de que buena parte del coste del carburante está condicionado por los impuestos. El mencionado portal lo detalla con absoluta claridad. En un precio de 1,16 euros por litro, al Impuesto sobre Hidrocarburos le corresponden 0,47 euros y al IVA, con una imposición del 21 %, otros 0,20. En suma, 0,67. Otros 0,20 euros proceden del margen bruto de las operadoras del sector, mientras que el coste de la materia prima asciende a 0,28 euros. En consecuencia, casi el 58 % de lo que pagamos por un litro de gasolina va a parar a las arcas del Estado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats