Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia provoca una sangría en tiendas y restaurantes de València

La falta de turistas y la caída del consumo familiar causa el cierre de un 20 % de los negocios en las inmediaciones de la calle Colón - Los centros comerciales sufren por el tirón de las ventas electrónicas

Tiendas cerradas en la calle Cirilo Amorós de València, en una imagen captada ayer.

Tiendas cerradas en la calle Cirilo Amorós de València, en una imagen captada ayer. m. a. montesinos

La pandemia está provocando una sangría en tiendas, restaurantes y bares de València. La falta de turistas y el ahorro de las familias por la crisis del coronavirus ha provocado el cierre de entre un 15 y un 20 % de los negocios de las inmediaciones de la calle Colón. Hay situaciones significativas como la de la calle Cirilo Amorós, que tiene una decena de locales cerrados. Los centros comerciales también están sufriendo por el tirón de las ventas electrónicas durante el confinamiento. El ritmo de cierres de negocios en los barrios que rodean el centro es peor, según advierte Jorge Caruana, director de Agencia y Gestión de Inmuebles de Olivares Consultores.

La afluencia de viandantes en las principales calles del centro de València está un 50 % por debajo que antes de la pandemia. Esta situación es visible al mediodía en la calle Colón, que ofrece una imagen inusualmente vacía. Los comercios y los restaurantes están notando especialmente el desplome del turismo.

«Ahora en la calle Colón no hay la misma gente entre otras cosas porque no vienen turistas. Eso la ciudad lo nota. Hay muchos bares y restaurantes cerrados. Los restaurantes de la plaza de la Reina, la plaza del Ayuntamiento y el barrio del Carmen son los que más están sufriendo. No hay ni turismo ni consumo. Eso se palpa en el ambiente. Hay bares de franquicias que cerraron tras la declaración del estado de alarma y no han llegado a abrir», lamenta Jorge Caruana.

El consultor inmobiliario precisa que si se amplía el perímetro «el porcentaje de cierres es mayor». En los barrios que rodean al centro no hay grandes marcas «con pulmón» para soportar la bajada de ventas. «En los barrios hay comercio local, familiar y en muchas ocasiones de autoempleo. Ahí están peor», advierte Caruana.

Según el experto en el mercado inmobiliario de retail de Olivares Consultores, la calle Cirilo Amorós es la que peor está llevando los efectos colaterales de la pandemia del coronavirus. «En Cirilo Amorós ha cerrado el doble de locales que en la calle Colón. Es una calle muy larga que va desde la calle Ruzafa hasta la plaza de América. Ahora hay una decena de locales disponibles frente a los cuatro o cinco de la calle Colón. Hay que tener en cuenta que en Cirilo Amorós siempre ha habido más rotación que en la calle Colón, que es más estable porque hay menos disponibilidad. Además, el comercio de la calle Cirilo Amorós siempre ha sido familiar y local», subraya Caruana.

Fuentes del mercado inmobiliario destacan que en la calle Jorge Juan han cerrado la óptica Visualis y la joyería Aristocracy. Ambos establecimientos tienen locales en la calle Colón. A pesar de la crisis, en la calle Jorge Juan se siguen abriendo negocios. En las últimas semanas se han acordado tres alquileres y la cadena catalana MiiN Cosmetics, especializada en cosmética coreana, trabaja en la apertura de una tienda.

Calle Colón

Caruana asegura que el cierre de algunas tiendas en la calle Colón «puede suponer una oportunidad para operadores que quieren entrar y hasta ahora no podían por la falta de disponibilidad. Esperemos que en siete u ocho meses esta situación quede en el olvido». En la calle Colón los alquileres rondan los 200 euros el metro cuadrado para los locales de 40 metros, los 120 euros el metro cuadrado para los establecimientos de más de 100 metros, y los 100 euros en las tiendas de entre 1.000 y 2.000 metros cuadrados.

Los centros comerciales también están padeciendo los efectos de la caída del consumo. En Arena ha cerrado Casa Viva y está en liquidación Textura Interiors. La situación en otros centros es similar por el auge de las ventas por internet.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats