30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal se enfrenta a Bonig por el acuerdo social

La CEV y los sindicatos CC OO y UGT piden al PP que diga qué parte del pacto rechaza y afirman: "Ni nos riegan [con suvbenciones] ni callamos"

Ismael Sáez y Salvador Navarro, durante la firma del acuerdo social por la reconstrucción.

Ismael Sáez y Salvador Navarro, durante la firma del acuerdo social por la reconstrucción. d. tortajada

No es habitual que la organización representativa del empresariado se enfrente con el principal partido de la derecha. Pero hace tiempo que la relación entre la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) y el PP de Isabel Bonig no es la mejor. La activtud dialogante de la patronal con el Gobierno de izquierdas liderado por Ximo Puig ha levantado suspicacias.

Tras el acuerdo social por la reconstrucción firmado el pasado miércoles por el Consell con la CEV y los sindicatos UGT y CC OO, Bonig dejó unos cuantos dardos en las Corts al día siguiente. Los lanzó sobre las organizaciones sindicales fundamentalmente, de las que dijo que estaban «regadas» de subvenciones por el Ejecutivo y habían sido «las grandes ausentes» de la pandemia.

Ayer, la CEV y los dos sindicatos replicaron con un comunicado en el que lamentan y rechazan las «descalificaciones» de la presidenta del PPCV acerca del acuerdo y sus acusaciones al asegurar que el Consell los calla con subvenciones. «Nos gustaría saber cuáles de los acuerdos alcanzados rechaza la señora Bonig y por qué. Qué, de cuanto se ha consensuado, no comparte», dijeron.

El presidente de la patronal Salvador Navarro, y los responsables de UGT-PV, Ismael Sáez, y CC OO-PV, Arturo León, aseguraron: «Ni nos riegan ni callamos. Más bien, hemos hablado y dejado constancia por escrito de 383 medidas para la reconstrucción de nuestra Comunitat».

Añaden que el entendimiento entre los actores sociales «siempre es deseable» y más en una coyuntura «tan difícil como la que vivimos».

Para las tres organizaciones, el acuerdo era «necesario y urgente» por tres motivos: por su contenido, su simbolismo («la voluntad de actuar unidos y de aprovechar la oportunidad para dar un salto de modernidad») y su ejemplaridad en «un contexto de crispación política y excesiva polarización».

Compartir el artículo

stats