Esta nueva solución digital permite a los clientes de BBVA en Valencia geolocalizar los cajeros más próximos al usuario a través de la 'app' y solicitar la cantidad de dinero que desee, con un límite diario máximo de 300 euros. Como medida de seguridad adicional, el cliente debe introducir una clave que recibirá en su teléfono para firmar la operación.

Una vez en el cajero con tecnología NFC, conocida como 'contactless', el cliente tan solo deberá desbloquear su móvil -bien mediante un código, patrón o cualquier tecnología biométrica- y acercarlo al cajero para recoger su efectivo, sin tener que tocar ni la pantalla ni el teclado en ningún momento.

Para utilizar este sistema en los más de 160 cajeros en los que estará disponible, es necesario tener descargada la aplicación móvil de BBVA y activar un sistema de pago móvil vinculado a una tarjeta: el pago móvil de BBVA o bien Google Pay, Samsung Pay, Apple Pay.

"Esta evolución de los cajeros tiene como objetivo ampliar los servicios que venimos ofreciendo a nuestros clientes, que ya tienen todo integrado en su móvil. Pueden pagar con él y ahora también retirar efectivo, todo sin contacto. Además de ser un sistema totalmente seguro y eficiente, cobra especial importancia para preservar la salud de nuestros clientes", explica Rafael López Gracia, responsable de Sistemas de Clientes de BBVA en España.

Medidas para frenar la expansión de la COVID-19

La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia de la digitalización y ha mostrado las ventajas de poder operar a distancia a clientes que hasta ahora no eran digitales. BBVA pone a disposición de sus clientes en la app más de 800 funcionalidades para poder realizar prácticamente el 100% de las operaciones a distancia. Este nuevo servicio viene a completar los que ya ofrece BBVA.

La posibilidad de realizar todo a distancia ha elevado el número de clientes digitales de BBVA. En concreto, desde el 15 de marzo y hasta el pasado mes de mayo, BBVA ha incrementado su base de clientes digitales en más de 250.000.