Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El clúster textil sanitario apuesta por el exterior tras agrupar 90 empresas

El sector de maquinaria industrial aumenta su negocio ante la demanda de material de protección

Un momento de la reunión de dirigentes de la Conselleria de Economía en Ateval, ayer. levante-emv

El clúster textil sanitario valenciano, localizado en la comarca de la Vall d'Albaida, sobre todo Ontinyent, ha dado una paso más para consolidar su negocio tras el inicio de su proceso -en plena crisis del coronavirus- de fabricación de material sanitario, desde mascarillas a batas, pasando por otro artículos textiles y de protección personal para atender la situación de emergencia sanitaria. El presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunitat Valenciana (Ateval), José Serna, reconoció ayer al término de una reunión con dirigentes de la Conselleria de Economía que esta iniciativa ya cuenta con unas 90 empresas, entre las que se encuentran firmas del sector auxiliar del textil y de la confección.

En declaraciones a Levante-EMV, Serna indicó que la diversificación del negocio de este tejido empresarial «permitirá impulsar las exportaciones, sobre todo a Europa, donde las firmas del clúster textil sanitario han puesto su punto de mira». En ese sentido, la patronal Ateval espera que la nueva política industrial les pretende acceder a «programas de investigación, desarrollo e innovación de la UE que sean eficaces para desarrollar la actividad de la compañías de la C. Valenciana, incluidas las de maquinaria industrial».

Mientras, la secretaria autonómica de Economía Sostenible, Rebeca Torró, afirmó que la apuesta de la Conselleria de Economía «por una industria competitiva que fomente el camino trazado por Europa respecto a la transición ecológica justa y la transición digital». Torró hizo estas declaraciones en Ontinyent, en la sede de Ateval, donde presentó junto a la directora general de Industria, Empar Martínez, y citado el presidente de Ateval, José Serna, un convenio enmarcado dentro de las ayudas a sectores productivos de la C. Valenciana que cuenta con una dotación de 100.000 euros.

Capacidad de adaptación

La administración autonómica quiere que las empresas sean competitivas en la fabricación de material sanitario después de la demostración de su resiliencia y capacidad de adaptación en la pandemia. Tanto el tejido empresarial valenciano como la administración autonómica reconocieron la necesidad, una vez pase la crisis, de acometer las acciones necesarias para poner un marcha un clúster de fabricantes de equipos de protección individual (EPI), entre otros materiales. «Continuaremos junto a los sectores productivos- comentó Torró- para que la fabricación de material sanitario no sea circunstancial sino que pueda ser constante a lo largo del tiempo».

Una de las líneas estratégicas de la Conselleria de Economía Sostenible es el impulso del proceso de reindustrialización. Este empujón está diseñado dentro del Plan Estratégico de la Industria Valenciana (PEIV), donde se recoge una línea nominativa de 500.00 euros para apoyar a acciones singulares desarrolladas por asociaciones empresariales vinculadas a la industria. Dentro de esta subvención se enmarca el convenio presentado ayer a Ateval, por el cual la asociación ejecutará acciones diferenciadas en dos ejes. El primero, de orientación a empresas, con iniciativas como la plataforma www.productosemergencia.com , un plan estratégico de marketing y comercial de adaptación del textil valenciano al sector textil sanitario y EPI y varios estudios sobre innovación tecnológica. El resto de la subvención, según la conselleria, se dedicará al eje de la reactivación con un plan para reactivar el consumo del textil acuerdo a los nuevos hábitos de compra y actividades de promoción de la economía circular en el sector.

Compartir el artículo

stats