30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plantas fotovoltaicas

La patronal de renovables reclama poder instalar plantas solares en suelo protegido

Los empresarios advierten de la necesidad de flexibilizar las normas para promover parques en las zonas del interior

Marcos J. Lacruz, presidente de la patronal valenciana de energías renovables.

Marcos J. Lacruz, presidente de la patronal valenciana de energías renovables.

La patronal valenciana de empresas de energías renovables (Avaesen) reclamó ayer a la Generalitat que flexibilice los requisitos para poder promover plantas fotovoltaicas en suelo protegido. Los empresarios advierten de que con la normativa actual es prácticamente imposible desarrollar parques solares en las zonas de interior de la Comunitat Valenciana. La asociación está especialmente preocupada por la zona de Cofrentes donde están en riesgo las inversiones multimillonarias previstas por la calificación del suelo. Marcos J. Lacruz, presidente de Avaesen, precisó que piden poder promover los parques en zonas que carecen de un gran valor ecológico, pero sí tienen cierto grado de protección.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado esta semana que el Consell aprobará hoy una normativa para agilizar la concesión de licencias de los parques renovables valencianos, pero los empresarios temen que no servirá de nada si no hay una cierta flexibilidad en el uso de los suelos. El alcalde socialista de Cortes de Pallás, Fernando Navarro, también reclamó hace dos días al Consell que permita instalar en el Valle de Ayora plantas fotovoltaicas en zonas protegidas. Cortes de Pallás se encuentra en un entorno protegido donde no se permite la instalación de ningún tipo de industria. Parte del terreno está dentro de la reserva nacional de caza de La Muela.

Iberdrola, a través de su filial de renovables Iberonova, tiene intención de construir en el Valle de Ayora parques fotovoltaicos con una potencia de 630 megavatios (MW) y una inversión superior a quinientos millones de euros. Uno de los parques con 450 MW de potencia iría en Cortes de Pallás. El ayuntamiento ha presionado al Consell ante el temor de perder una inversión multimillonaria (solo el parque de Cortes de Pallás implica un coste de 360 millones).

Los promotores quieren construir los parques en el Valle de Ayora para aprovechar la red de evacuación de energía de la central nuclear de Cofrentes, que dejará de estar operativa en noviembre de 2030. El problema, según advierte Avaesen, es que las empresas pueden trasladar los proyectos a Castilla la Mancha, que no pone trabas medioambientales y está a escasos kilómetros de la central de Cofrentes.

Fuentes del sector indicaron que Iberdrola ya cuenta para sus proyectos en el Valle de Ayora «con estudios en detalle de la biodiversidad de los ecosistemas en diferentes áreas y distintos tipos de suelo con el objetivo de conocer en profundidad las especies que habitan y analizar la interacción con las instalaciones fotovoltaicas». Iberdrola subrayó que su objetivo en el actual cambio de modelo energético de la Comunitat Valenciana «es combinar desarrollo sostenible con reto demográfico, creando oportunidades para los pueblos y aprovechando las energías renovables».

Marcos J. Lacruz aseguró: «Está claro que debemos promover las plantas sin dañar el medioambiente, pero tenemos leyes en la Comunitat Valenciana que nos ponen en desventaja con otras comunidades autónomas. La calificación de los suelos impide el desarrollo de plantas fotovoltaicas».

El presidente de la patronal explicó que cuando hace años los ayuntamientos aprobaron la calificación de los suelos no tuvieron en cuenta la posibilidad de la instalación de plantas solares. «Todo lo que no está permitido se entiende que está prohibido. Los técnicos municipales no pueden hacer nada ya la única alternativa es aprobar un plan especial. El problema es que eso conlleva un retraso de dos años», destacó Lacruz.

Ignacio Sánchez, presidente de Iberdrola, confirmó a este periódico la primera semana de julio que la compañía trabaja en «un proyecto renovable muy importante» en el Valle de Ayora. Todo ello, según advirtió, dependerá de «la rapidez con la que se obtengan los permisos para poder ejecutar las inversiones» para los próximos «tres o cuatro años».

Avalancha de proyectos

En los últimos meses se han disparado las peticiones para instalar parques de energías renovables en la Comunitat Valenciana (sobre todo fotovoltaicos), pero el operador del sistema (Red Eléctrica de España) está rechazando parte de las solicitudes porque son inviables. La avalancha de proyectos va a suponer una revolución en la producción energética de la Comunitat Valenciana y está vinculada al objetivo del Gobierno de Pedro Sánchez de que en 2030 el 74 % de la energía española proceda de fuentes renovables.

Actualmente hay en servicio en la Comunitat Valenciana parques eólicos con una potencia de 1.143 MW y plantas solares con una potencia de 46 MW. Red Eléctrica está tramitando la conexión a la red en las tres provincias valencianas de parques solares con una potencia de 8.519 MW y plantas eólicas con una potencia de 1.610 MW. Estos proyectos implican una inversión en los próximos años de más de 7.700 millones de euros, aunque no van a salir todos adelante porque la red no tiene suficiente capacidad.

El Consell, como avanzó este periódico, ha nombrado a Iberdrola como interlocutora única en Cofrentes para agilizar con Red Eléctrica de España las conexiones de las nuevas plantas fotovoltaicas en la zona.

Compartir el artículo

stats