El Banco de España calcula que el sistema de pensiones provee a cada jubilado de una media de 1,74 euros por cada euro que este aportó durante su vida laboral, aunque hay grandes diferencias entre los distintos tipos de pensiones. En su artículo «Una estimación del rendimiento financiero del sistema de pensiones» publicado ayer, el Banco de España hace una simulación del rendimiento que los pensionistas obtienen de sus aportaciones al sistema de pensiones una vez que se jubilan, asimilándolo a una inversión financiera.

Para ello, toma datos de 7.627 personas que accedieron a su jubilación en 2017 -excluye, entre otros, a quienes accedieron ese año a la jubilación parcial o a quienes se retiraron por incapacidad- y aplica para su probabilidad de supervivencia las tablas de mortalidad del INE, entre otros supuestos.

Un primer análisis, basado en el coste de pensión unitaria (CPU), mide los euros que el sistema entrega en forma de pensión por cada euro de cotización aportado, contabilizados a valor presente y conforme a un crecimiento previsto de la economía del 1,3 % anual.

Con este análisis, el sistema de pensiones provee de una media de 1,74 euros por cada euro aportado, aunque con grandes diferencias entre las pensiones ordinarias (2,03 euros), las anticipadas (1,39 euros), las demoradas voluntariamente (1,74 euros) y las procedentes de jubilación parcial (1,89 euros).