Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

La crisis económica dispara el alquiler de pisos para compartir en València

La capital del Túria tiene una oferta de 2.452 habitaciones con precios que van desde 195 hasta 600 euros al mes

Viviendas situadas en el centro de València.

Viviendas situadas en el centro de València. m. a. montesinos

La crisis económica generada por la pandemia ha disparado el alquiler de pisos para compartir en València, según el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia. Trabajadores que no pueden hacer frente al alquiler de un piso tras la reducción de ingresos por un ERTE se están viendo obligados a trasladarse a una vivienda compartida. Las inmobiliarias valencianas están recibiendo incluso peticiones de familias que se quieren instalar en una habitación. La capital del Túria, según el portal inmobiliario Idealista, tiene actualmente una oferta de 2.452 habitaciones con precios que van desde los 195 euros a los 600 euros. Las inmobiliarias explican que el coste de una habitación ronda de media los 300 euros frente a los 800 euros que cuesta un piso de 100 metros cuadrados.

Este tipo de habitaciones las alquilan normalmente estudiantes e inmigrantes que acaban de llegar a València y que en cuanto pueden se cambian a un piso completo para tener independencia. Sin embargo, la crisis ha golpeado con fuerza a sectores como la hostelería y está obligando a centenares de personas a buscar una alternativa al no poder hacer frente a los gastos de una vivienda completa.

Vicente Díez, portavoz del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad de Valencia, asegura que en las últimas semanas «se ha disparado la búsqueda de habitaciones». «La gente está buscando habitaciones que cuesten unos trescientos euros. La pandemia ha incrementado la demanda. Tenemos todo tipo de clientes e incluso familias. Hemos visto parejas con un hijo que alquilan una habitación en un piso compartido. Con más hijos es complicado», apunta Díez.

El portavoz de los API explica que los pisos compartidos suelen tener entre tres y cinco habitaciones. «El alquiler de un piso por habitaciones es completamente legal y permite al propietario sacar un 25 % más. También hay personas que alquilan un piso completo y subarriendan habitaciones», afirma Díez.

El alquiler de una habitación da derecho al uso de las zonas comunes como el baño, la cocina y el salón. «Lo normal es que las habitaciones tengan su propia cerradura. En realidad funciona como un hotel, aunque con el baño compartido», puntualiza el representante de los agentes inmobiliarios valencianos.

Áreas universitarias y centro

Las zonas de València con más oferta de habitaciones de alquiler son las más próximas a las áreas universitarias y al centro. En concreto, en Idealista se pueden encontrar 405 habitaciones en Algirós, 270 en Poblats Marítims, 258 en Camins al Grau, 227 en l'Eixample, 202 en Ciutat Vella, 173 en Benimaclet y 167 en Extramurs.

La habitación más barata que ahora mismo se oferta en València cuesta 195 euros. Está en un piso de tres habitaciones con vistas a la avenida Blasco Ibáñez. Los propietarios advierten de que prefieren inquilinos que sean estudiantes de máster o doctorado.

En el lado contrario, hay un anuncio de una habitación de 600 euros en la avenida Cardenal Benlloch. La habitación está en una vivienda de 300 metros cuadrados con otros cinco dormitorios. En el inmueble comparten habitación estudiantes y trabajadores.

Los pisos compartidos recalientan el mercado del alquiler. Un informe de la empresa urbanData Analytics revela que alquilar una vivienda en los distritos de La Saïdia, Algirós o Poblats Marítims es un 4 % más caro que en el resto de la capital.

El precio de los alquileres alcanzó en marzo en València su máximo histórico con un coste medio de 930 euros al mes una vivienda de 100 metros cuadrados, según datos de la plataforma Idealista. Este coste supera al precio de las rentas durante la burbuja inmobiliaria.

La zona más cara de la capital del Turia es Ciutat Vella con un precio medio al mes de 11,4 euros el metro cuadrado (1.140 euros una vivienda de cien metros cuadrados). L'Eixample (que incluye el barrio de Russafa) es el segundo distrito más caro para vivir de alquiler en València con un coste de 10,7 euros el metro cuadrado (con el agravante de que es complicado encontrar pisos pequeños).

Extramurs

En Extramurs (un distrito que está muy demandado para comprar vivienda como alternativa más accesible a l'Eixample) los alquileres alcanzaron en febrero su máximo histórico con un precio medio de 8,9 euros el metro cuadrado. Algirós también registró en febrero su precio máximo con 8,9 euros el metro cuadrado tras sufrir un incremento del 11,3 % en el último año.

Las subidas también han sido importantes en los barrios periféricos. El precio de las rentas ha crecido un 16,2 % en el último año en el distrito de Jesús (con pisos de 100 metros cuadrados a 810 euros), un 17,7 % en Patraix (860 euros una vivienda de tamaño medio), un 10,4 % en l'Olivereta (830 euros un piso de 100 metros) y un 10,4 % en La Saïdia (830 euros un inmueble de 100 metros cuadrados).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats