Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo

Un grupo inmobiliario valenciano ultima su desembarco en la antigua Estación Marítima

Los inversores de la firma White Investing llegan a un acuerdo con la empresa belga Fosbury & Sons para asumir el 'coworking' de la Marina El Ayuntamiento de València aprueba la operación «siempre que acreediten que son solventes» y «la Abogacía del Estado no ponga reparos en septiembre»

Un grupo inmobiliario valenciano ultima su desembarco en la antigua Estación Marítima

El grupo inmobiliario valenciano White Investing prepara su desembarco en la antigua Estación Marítima tras llegar a un acuerdo con la empresa belga Fosbury & Sons para asumir la concesión del edificio de la Marina en el que se está habilitando un coworking. White Investing ha apostado por el desarrollo de espacios de trabajo compartido ( coworking) como el que ha promovido en la calle Islas Canarias de València bajo el nombre de La Centrifugadora y que finalmente ocupará por completo la empresa tecnológica Jeff. El Ayuntamiento de València aprueba la operación «siempre que acrediten que son solventes» y que «la Abogacía del Estado no ponga reparos en septiembre» al cambio del titular de la concesión.

Fuentes municipales aseguraron que «en principio no va a haber problemas con la concesión» y explicaron que es el mismo caso que se ha producido en el edificio Veles i Vents de donde ha salido Heineken y va a entrar -como ha propuesto el otro socio, La Sucursal- el grupo Porto Pinell SL (actual gestor del restaurante del Club de Tenis València).

Fuentes de White Investing insistieron en que la operación no está completamente cerrada e incidieron en que «hay que esperar a septiembre». La idea inicial es que los belgas de Fosbury sigan vinculados al proyecto, que a partir de ahora estará liderado por el grupo valenciano.

Parte del ecosistema emprendedor valenciano apuesta por que la estación marítima sea un centro de innovación volcado con las startups. Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento de València confirmaron que los nuevos promotores «no van a dar un giro al proyecto. Será un coworking como estaba previsto». El consistorio no pone reparos a que sea un edificio de espacios de trabajo compartido.

White Investing es una sociedad patrimonialista que se siente «más cómoda» con la propiedad de los activos que explota, pero ha asumido que solo puede entrar en la Marina a través de una concesión. Fuentes de la firma lamentaron que hay «demasiado ruido en la operación» por la oposición de algunos sectores, pero insistieron en que es bueno para València que el proyecto esté liderado por un grupo valenciano. Desde la empresa belga Fosbury & Sons se limitaron a señalar que de momento continúan como gestores únicos de la concesión y que siguen creyendo en el proyecto.

La Asociación Valenciana de Startups había puesto muchas esperanzas en convertir la Estación Marítima de la Marina de València en uno de los focos principales del ecosistema tecnológico de la ciudad y liderar un espacio con el que proyectar València como hub internacional. Sin embargo, finalmente se impuso en noviembre de 2018 la propuesta de Fosbury & Sons, firma belga especializada en la gestión de espacios de coworking. Valencia Innovation District recurrió la decisión en el juzgado y todavía esperan una respuesta. El recurso no impide que siga adelante la concesión.

Fosbury inició el año pasado las obras con el objetivo de abrir en otoño de este año. La firma belga encargó la reforma al despacho Ànima Arquitectura, mientras que para el diseño de los espacios interiores se ha fichado a Oyo Architects y Gazpacho Studio. El objetivo del Consorcio Valencia 2007 es transformar la Estación Marítima en un hub tecnológico y un polo de atracción de empresas punteras. La operación de White Investing pasaría por la compra de la filial española de Fosbury para evitar un posible conflicto con la concesión. En cualquier caso, la Administración no ve problemas en el cambio del titular de la concesión.

Compartir el artículo

stats