30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los supermercados del área rural elevan sus ventas un 15 % por el alza de visitantes

El teletrabajo y el traslado a segundas residencias aumentan la facturación en las zonas menos pobladas, que acaparan más de un tercio del sector en la C. Valenciana - Pese a la concentración demográfica, 800 de las 2.200 tiendas están en esas localidades

Colas para acceder a una tienda de Mercadona, durante el estado de alarma.

Colas para acceder a una tienda de Mercadona, durante el estado de alarma. levante-emv

Durante estos últimos meses, los más críticos que han conocido generaciones, los supermercados han sido el eslabón final de una cadena logística y de distribución alimentaria clave para mantener la paz social. Su gran capilaridad y penetración en el territorio han garantizado el suministro a prácticamente toda la población sin necesidad de desplazamientos, a pocos minutos a pie, gracias a una industria muy madura en la C. Valenciana, con gran protagonismo de actores como Mercadona, Consum y un amplio grupo de cadenas pequeñas y medianas.

El supermercado de cercanía ha sido el gran triunfador en la pandemia y también en este verano atípico de 'reclusión' en los entornos rurales. Pese a la estructura demográfica de la C. Valenciana, donde la población se concentra en las grandes capitales y ciudades costeras, más de un tercio de los supermercados se sitúan en las zonas menos habitadas. Si determinadas áreas sufren cada vez más lacras como la exclusión financiera, no puede decirse lo mismo de la distribución alimentaria.

De los 2.200 puntos de venta en la C. Valenciana, 780 se sitúan en municipios de menos de 10.000 habitantes; y 265 de ellos en poblaciones que no superan los 5.000 vecinos censados. Así se desprende de las estadísticas de la consultora Retail Data a junio de 2020, facilitadas por la asociación valenciana de supermercados Asucova. En total, las tiendas de Mercadona, Consum, Masymas, etc, suman más de 370.000 metros de superficie de venta en estas poblaciones.

Según explican desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), «el retrato del consumo en el 'supermercado rural' en este verano 2020 sigue la tendencia que se ha visto durante la pandemia: un ticket medio mayor que el verano anterior por una cesta de la compra más voluminosa ante la menor frecuencia de compra». La opción de privilegiar las segundas residencias o familiares frente a otros destinos y la generalización del teletrabajo hace que estas localidades estén registrando importantes incrementos de población, añaden.

«El número de visitas de los consumidores a estas tiendas cae menos que en las localizadas en zonas urbanas. El incremento de ventas tanto en valor como en volumen en este tipo de establecimientos se sitúa en torno al 15%. Los supermercados que están recibiendo una mayor afluencia de público son los situados en municipios de menos de 4.000 habitantes, con una distancia a la costa de más de 100 kilómetros y con una sala de ventas inferior a los 450 metros cuadrados. La gran mayoría pertenece a cadenas regionales, cooperativas y franquicias, que cumplen una función fundamental de creación de empleo y actividad en dichas zonas», señalan respecto al conjunto de España.

Compartir el artículo

stats