Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía: Hay vida más allá del golpeado sector turístico

La industria, por el impulso de las exportaciones, y la construcción, sobre todo en rehabilitación, están compensando el derrumbe de algunos servicios

La exportación vuelve a tirar de la economía valenciana.

La exportación vuelve a tirar de la economía valenciana. germán caballero

En estas semanas de creciente incremento de los rebrotes y, por tanto, de expansión del coronavirus, el sector turístico y la hostelería se hallan en boca de todos por las restricciones que están imponiendo las administraciones a su actividad en un intento por frenar esta segunda ola de la pandemia. El cierre de negocios, la vuelta de los ERTE, las estadísticas de abultadas caídas en el número de visitantes y de pernoctaciones hoteleras, dibujan un panorama económico muy sombrío. Sin embargo, más allá de estos sectores, hay vida en la economía. La industria, gracias a las exportaciones, la construcción y los servicios que no incluyen a los citados resisten en mayor o menor grado, aunque no son indemnes a los estragos de la pandemia. Ahí radica la esperanza de que el tercer trimestre termine con rebote y ayude a compensar el hundimiento del PIB del segundo.

En ello coinciden los presidentes de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, y de la patronal autonómica CEV, Salvador Navarro. El primero pone énfasis en el impulso de las exportaciones, que fueron la tabla de salvación en la anterior crisis. «Las empresas, dado que el mercado interno está más parado por el menor consumo, han decidido salir fuera a vender y las firmas de esos sectores se están recuperando mejor que el comercio o el turismo», entre otros motivos porque «tenemos productos competitivos». Lo cierto es que los datos de ventas al exterior reflejan que en el segundo trimestre, el peor de la crisis (hasta ahora), se hundieron un 24 % en la Comunitat Valenciana, pero Morata desvela que los datos de agosto apuntan a cierto optimismo. Los que maneja la Cámara revelan que la caída es ya solo del 13 % hasta el 25 de este mes. Es un dato positivo, «porque muchas empresas esperan a los últimos días del período para facturar, de lo que se deduce que podríamos repetir los números de 2019».

El presidente cameral asegura que la Unión Europea «se está comportando bien y hay países, como Arabia o Nigeria, a donde aumentan las ventas. La parte negativa es la caída del 6 % de Estados Unidos y, sobre todo, Latinoamérica, donde no se ve futuro a corto plazo y donde el consumo interno ha bajado de forma considerable». Afirma Morata que la agroalimentación -«hemos dado de comer a Europa durante los peores meses de la pandemia»-, el papel o la cerámica son algunos de los productos «que están funcionando muy bien». Otros, como los aparatos eléctricos, no tanto, pero en cualquier caso no llegan a la situación negativa del automóvil.

Locomotora

El presidente de la patronal CEV coincide también en que «las empresas exportadoras vuelven a ser la locomotora de la economía valenciana», gracias en buena medida a que el principal destino de las ventas de la autonomía, Europa, «no está tan mal como nosotros» en términos de expansión de la pandemia. Así que la situación actual «no debe preocupar a la industria ni a las firmas exportadoras, a no ser que volvamos a un confinamiento total», que espera que no se produzca, aunque sí haya cierres parciales de territorios. Un peligro cierto para estos sectores es, sin duda, que «la atonía del turismo y las medidas restrictivas les acaben afectando». De hecho, aquellas empresas de esta actividad vinculadas al turismo, como las cárnicas o las cerveceras, por poner dos ejemplos, «no están facturando este año como antes, pero tienen los mercados de exportación para compensarlo»

En su opinión, los sectores que no son el turismo «están funcionando relativamente bien». No es el caso del comercio, «porque el consumo ha bajado más que la media europea».

Construcción

La construcción, por su parte, no está, según Navarro, en los niveles de 2019, «pero más o menos está funcionando». Morata, al respecto, precisa que lo hace sobre todo la rehabilitación de viviendas. El presidente cameral añade que es necesario «impulsar la tramitación burocrática para que no se paralicen proyectos de vivienda y obra pública». Por último, el sector más tocado es, obviamente, los servicios, especialmente, como ha quedado dicho, el turismo, el ocio o el comercio. Otras actividades, como la logística, «funciona porque lo hace la agroalimentación y la distribución», concluye el presidente de la CEV.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats