Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cooperativas agrarias valencianas aceleran fusiones en busca de rentabilidad

Las firmas castellonenses Agroal y San Alfonso pactan su concentración y se suman a la treintena de integraciones de los últimos dos años La C. Valenciana aglutina 343 entidades de primer grado, con alrededor de 192.385 socios

Línea de manipulación de cítricos de la cooperativa San Alfonso, de Betxí.

Línea de manipulación de cítricos de la cooperativa San Alfonso, de Betxí. levante-emv

La Comunitat Valenciana aglutina 343 cooperativas agrarias de primer grado, con alrededor de 192.385 socios y un negocio que genera una facturación anual de algo más de 2.100 millones de euros. La atomización de históricas entidades, muchas de ellas centenarias y dedicadas sobre todo a la comercialización de frutas y hortalizas, debilita su situación financiera en medio de una competencia atroz en un mercado dominado por grandes firmas en Europa, principal destino de las exportaciones agroalimentarias de la autonomía. Después de algunas temporadas citrícolas con muchos sinsabores para los productores, con precios por los suelos, algunas cooperativas avanzan en el proceso de concentración que impulsan tanto la Generalitat como el Gobierno central. Este pasado fin de semana se ha materializado el acuerdo de integración entre San Alfonso (Betxí) y Agroal (Alqueries). Después de dos años de negociaciones, Agroal ratifica su entrada en la cooperativa San Alfonso, lo que fue aprobado por más de dos tercios de los asistentes y representados, tal como indican los estatutos sociales de la cooperativa. «Este primer paso tendrá que ser ratificado en los próximos días por el consejo rector de San Alfonso, que de manera formal hará efectiva la admisión de Agroal como un nuevo e importante socio para la entidad», aseguran fuentes de estas cooperativas castellonenses. De impulsar ese proceso de concentración se encarga el Consell a través del Plan Director del Cooperativismo Agroalimentario Valenciano -una iniciativa modernizadora diseñada por la Conselleria de Agricultura con la colaboración de la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana- y que comienza a ofrecer resultados tangibles tras su puesta en marcha durante 2017. Hasta el momento, el efecto más destacado de los primeros pasos de este proyecto se ha materializado en la integración de algo más de una treintena de cooperativas agroalimentarias en los últimos dos años.

Emplea a 20.000 trabajadores

El sector cooperativo agrario valenciano emplea a 19.804 personas. «Uno de los aspectos a mejorar en el ámbito del cooperativismo agroalimentario ha sido, tradicionalmente, el elevado índice de atomización que presenta, una circunstancia que en el actual contexto de mercado le resta capacidad competitiva», explican fuentes del Consell. Por ello, las políticas de la Generalitat, encaminadas a estimular las fusiones y la intercooperación entre cooperativas, tienen por objeto racionalizar los costes, optimizar los recursos disponibles y aumentar la eficiencia de estas entidades asociativas, aseguran fuentes de la Generalitat. Entre otras iniciativas destacan los acuerdos de las secciones de suministros de El Marquesat (Llombai, Alfarp y Catadau) para dar origen a una firma de segundo grado: Suministres El Regaixo. Además, Anecoop, la gran cooperativa valenciana líder en exportaciones hortofrutícolas en Europa, suma nuevos socios: Santiago Apóstol (Tomelloso), Coagri (Alginet) y Floren' Sud (Francia, especializada en floricultura).

Ayudas públicas para impulsar procesos de concentración

Entre los procesos de concentración reciente destaca la alianza de Nulexport con Unica Fruit y la absorción de La Junquera de Xilxes por parte de la citrícola Soex 2 de Moncofa, decisiones adoptadas todas con el objetivo de ganar tamaño y rentabilidad. Además, existe un acuerdo entre Canso y Alzicoop. Además, las cooperativas de Carlet y Guadassuar se fusionaron el pasado marzo. Las subvenciones que la conselleria ha destinado ya a esta finalidad en las convocatorias correspondientes a 2017 y 2018 ascendieron a algo más de 3 millones de euros. Asimismo, el plan director ha dispuesto una línea de fondos, por valor de 170.000 euros para los años 2018 y 2019, que se están empleando para sufragar acciones formativas, tanto entre el personal técnico como entre los miembros de los consejos rectores y los socios. Para este año la administración autonómica anunció a principios de 2020 un total de 951.561 euros para facilitar la integración cooperativa agroalimentaria.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats