Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Riders

Pepe Forés: "La sentencia está muy bien, pero el trabajo en la calle no ha cambiado"

Portavoz del sindicato RidersxDerechos

Pepe Forés, portavoz de RidersxDerechos.

Pepe Forés, portavoz de RidersxDerechos.

«Yo tuve el accidente en el mes de enero. Estaba tirado en las vías del tranvía, con la mochila en el suelo y por el móvil no paraban de llegar pedidos. No recibí ni un correo, se desentendieron de mi. Cuando salí del hospital me entrevistaron en televisión. Y al momento me desconectaron la cuenta». Quien habla es Pepe Forés, portavoz del sindicato RidersxDerechos. Ha trabajado para Glovo, Deliveroo y UberEats durante dos años y medio. Él es uno de los 38 repartidores que ganaron la demanda contra Deliveroo en la Comunitat en junio del año pasado. El TSJCV reconoció su condición de falsos autónomos, y por lo tanto, trabajadores. Esa fue una de las muchas sentencias que han reconocido la relación laboral de los ‘riders’ con estas empresas de reparto. De momento los repartidores van ganando 34 a 4. Pero la mayor victoria llegó este miércoles, cuando el Tribunal Supremo dictaminó por primera vez que la relación entre un mensajero de Glovo y la empresa es laboral, no de autónomo. Una decisión que Forés espera que siente jurisprudencia.

Estaba tirado en las vías del tranvía, con la mochila en el suelo y por el móvil no paraban de llegar pedidos. No recibí ni un correo, se desentendieron de mi. Cuando salí del hospital me entrevistaron en televisión. Y al momento me desconectaron la cuenta

decoration

Ahora ya se puede decir que eres «trabajador» de UberEats.

Bueno, todavía no. Es verdad que la sentencia es un punto de inflexión, pero a día de hoy un repartidor que empieza a colaborar con Glovo o Deliveroo tiene que seguir siendo autónomo. Lo que quiero decir es que la sentencia es muy positiva, pero hoy en la calle hemos trabajado igual, no hay cambios. Lo que hay que hacer es regular la figura del trabajador.

La ministra de Trabajo Yolanda Díaz se reunió con vosotros en junio y ya ha anunciado la tramitación de la «ley rider» ¿Qué viene ahora?

En cuanto nos pusimos en contacto con la ministra ellos se comprometieron a tramitar una ley para antes del mes de agosto. Yo cuando salí de allí sabía que se habían comprometido a algo que no podían cumplir. El PSOE consiguió paralizar la ley y guardarla en un cajón. Pasaron las vacaciones y llegaron a una conclusión: mientras la ley solo incluya a los ‘riders’ y no al resto de falsos autónomos de muchos más sectores que hay en todo el país, parece que irá para delante. Parece.

Hay mucho en juego con esta ley, ya que la parte por la que aboga Glovo es el ‘trade’ digital ¿Qué supondría esto?

Abrir la puerta a la ‘uberización’ y la precarización del trabajo. Imaginemos que un camarero se conecta a una aplicación móvil en la que los restaurantes piden personal. «Tengo una hora», y la cojo. El camarero iría con su móvil, ahí apuntaría los pedidos del restaurante y el empleador podría decir que es un mero intermediario. Autónomo. Lo mismo podría pasar con los agentes de seguridad. Se rompería toda la legislación laboral conocida.

¿Cuánto cobra un ‘rider’ por un pedido estándar?

Un pedido medio de unos 3 kilómetros se paga a 2,50 euros en Uber y Deliveroo y a 2,30 en el caso de Glovo. Por media hora o 45 minutos de trabajo. Depende de lo que le quieras meter a las piernas, de si te quieres saltar los semáforos o no... Si yo tengo que cumplir con las normas de circulación vial ese pedido me cuesta 45 minutos seguro. Pero si cumplo con las normas estoy ganando dos euros la hora. Es inviable. Muchos deciden saltarse semáforos, saltarse stop, ir demasiado rápido, adelantamientos... Y eso implica riesgos.

Además, la aplicación premia estos comportamientos.

Porque saben que ellos no tienen que dar explicaciones. Un chico sin papeles, sin estar dado de alta, muere con la pizza en la mochila, con la mochila de Glovo, el símbolo de Glovo y la aplicación de Glovo y no les pasa nada. Con eso te lo digo todo. Es lo que pasó en Barcelona con un chico extranjero y se desentendieron completamente. Yo lanzo una comparación; si ahora me abro una empresa de albañilería y contrato a un inmigrante sin papeles, se cae del andamio y se muere, a mí se me cae el pelo como empleador. Voy a la cárcel.

También habéis denunciado que la aplicación penaliza a la gente que deja de trabajar por un tiempo.

Si tú tienes la cuenta al máximo de puntuación no te puedes ir de vacaciones. Como lo hagas tendrás 20 o 30 puntos menos y en lugar de tener 50 horas a la semana para trabajar tendrás solo 20 o 25. Ahora mismo a un compañero le acaban de cerrar la cuenta porque tuvo una apendicitis, lo tuvieron que operar, no ha trabajado y le han cerrado la cuenta. Así de fácil, ellos funcionan así. Si no trabajas, estás fuera.

Muchos repartidores habéis afirmado tener miedo de denunciar estas injusticias.

Si denuncias algo te desconectan. O eso o no te dan pedidos, no te dan horas. Muchas veces estas aplicaciones saben que se enfrentan a una demanda por despido así que intentan hacerte la vida imposible para que te vayas tú. No te dan horas, no te dan pedidos, y tú acabas dejándolo porque no puedes trabajar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats