Las ventas de las empresas integradas en la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) han registrado en los pasados meses de julio y agosto una «evolución esperanzadora»con respecto a los meses precedentes, pues se ha pasado de un descenso del 24,4 % en junio a un descenso de las ventas del 9,9 % en julio, para incluso pasar a un incremento del 6,8 % en agosto con respecto a los mismos meses de años anteriores.

Según indica desde el secretario general de la patronal de fritas y esmaltes, Manuel Breva, «tradicionalmente agosto es un mes de poca actividad en el sector, por lo que la recuperación de la actividad tras los meses de confinamiento ha permitido cifras en positivo con respecto al mismo mes del año anterior». No obstante, desde Anffecc se muestran conservadores con respecto a estos números: «ver un incremento tras todos estos meses de caída es inspirador, pero hay que esperar al dato de septiembre para tener un conocimiento real de cómo ha ido el tercer trimestre y hacer balance», puntualiza Breva.

En cuanto a la valoración de los mercados nacional y exterior, las ventas en España cayeron un 3,5 % en julio y aumentaron un 10,3 % en agosto, lo que evidencia que el sector azulejero nacional también se va recuperando paulatinamente, tanto en producción como en ventas.

La exportación arroja datos sensiblemente peores. Las ventas al extranjero cayeron en julio un 12,5 %, aunque en agosto este porcentaje también ha abandonado los números rojos, con un incremento de un 5,6 % con respecto al mismo mes del año pasado. Como sabemos, las exportaciones suponen el 70 % de las ventas del sector y hay países de destino que siguen inmersos en el punto crítico de la pandemia, como India, Brasil o Egipto.

Así, según los últimos datos del ICEX, las exportaciones de fritas, esmaltes y colores españoles del primer semestre han descendido en la mayoría de países de destino, en porcentajes variables, desde el -16 % de Italia hasta el -38 % de India o -44 % de Marruecos. A pesar de ello sorprendentemente algún país como Turquía ha aumentado su demanda un 35 % en el primer semestre del año con respecto a 2019, dado que la afección de la pandemia ha sido menor y la actividad productiva se ha mantenido con más regularidad que en otros destinos.

Las exportaciones suponen el 70 % de las ventas del sector y hay países con ventas bajo mínimos

En cualquier caso, en las últimas semanas ha habido repuntes de contagios de covid-19 en España y otros países europeos y se están endureciendo las condiciones de movilidad y restricciones tanto a nivel nacional como internacional. Por ello, Manuel Breva apunta que en este momento «resulta difícil reestablecer una relación comercial normal ante las restricciones de viajes en el entorno internacional».

No obstante, desde Anffecc, y según explica su secretario general, confían en que estas restricciones «no entorpezcan la producción y se pueda seguir trabajando en este entorno de ‘nueva normalidad’, respetando todas las medidas de seguridad e higiene y los protocolos activados desde el inicio de la pandemia, que han resultado ser muy efectivos en el sector». En este sentido, Manuel Breva que desde junio se ha podido observar como a medida que avanza la desescalada y se han ido relajando las medidas de confinamiento, «la construcción y el movimiento comercial se van recuperando poco a poco» afirma, lo que supone «un avance para nuestra provincia, cuya economía depende enormemente de la industria cerámica, sus proveedores y todos los servicios asociados». Aún así, la situación todavía es compleja. Está habiendo nuevos rebrotes en la provincia y aunque en las empresas se mantienen todas las medidas de seguridad, y no ha habido alarmas, el devenir de los próximos meses será crucial para la recuperación.

Algún país como Turquía ha aumentado su demanda un 35 % en el primer semestre del año respecto a 2019

También puntualiza Breva que la producción internacional de pavimentos y revestimientos cerámicos «ha disminuido en estos últimos meses» pero que, poco a poco, «se va recuperando, pero la pandemia ha frenado la construcción y la comercialización de baldosas cerámicas a nivel mundial y el efecto dominó ha afectado a las ventas y a toda la cadena de suministro, y se han suspendido importantes encuentros para el sector y ferias internacionales».