Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ahorros de los valencianos crecen en 6.500 millones durante la pandemia

Los créditos suben en 4.500 millones

Terrazas vacías en València durante la crisis del coronavirus.

Terrazas vacías en València durante la crisis del coronavirus.

El confinamiento que trajo consigo la pandemia de coronavirus comportó un obvio descenso del consumo y, gracias a los ERTE, un relativo mantenimiento de los ingresos de muchos residentes en la Comunitat Valenciana. Fue, por tanto, tiempo de ahorro. Así lo ponen de manifiesto los últimos datos del Banco de España, que revelan que los depósitos bancarios en la autonomía alcanzaron los 118.174 millones de euros al finalizar el pasado mes de junio, lo que implica aproximadamente 6.500 millones más que los 111.662 del 31 de marzo. El 13 de este último mes, el Gobierno decretó el estado de alarma, que siguió, con sus distintas fases de la denominada desescalada, hasta el 21 de junio.

Fueron largas semanas con el ocio de todo tipo cerrado, en el que, fuera de la comida y la bebida a consumir en los hogares, el gasto se restringió a la mínima expresión. Esa caída del consumo y el «ahorro por motivos precautorios» ante las incertidumbres sobre el futuro inmediato provocadas por la covid-19 son dos de los motivos de ese aumento de los depósitos, según el director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), Joaquín Maudos, quien añade otro factor, que no es otro que las empresas no han gastado liquidez y han dejado ese dinero como pasivo en sus bancos a la espera de la evolución de la pandemia.

Por el lado de los ingresos no hay que olvidar que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) aprobados por el Gobierno para sustentar a las empresas y las familias permitió que los más de 410.000 valencianos que perdieron de forma temporal su empleo mantuvieran en buena medida sus salarios. Similar remuneración y menos gasto dan como resultado un incremento del ahorro.

En ese segundo trimestre del año, no fueron solo los depósitos los que experimentaron un aumento tan insólito. Sucedió lo mismo con los créditos, lo cual puede resultar paradójico si tenemos en cuenta que el período analizado fue precisamente el de una gran parálisis de la actividad y la lógica indica que familias y empresas, en una circunstancia tal, deberían reducir su exposición al dinero que prestan los bancos.

Los datos del Banco de España ponen de relieve un aumento en solo tres meses de unos 4.500 millones. Al cierre del primer trimestre de este 2020, el volumen de créditos concedidos por las entidades financieras en la Comunitat Valenciana era de 108.482 millones. Tres meses más tarde, dicha cifra había subido a 113.026 millones. El también catedrático de Análisis Económico de la Universitat de València Joaquín Maudos considera que este espectacular incremento obedece de manera especial a los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) aprobados por el Gobierno cuando el estado de alarma para paliar los efectos de la crisis en las empresas. «Esa liquidez ha llegado a través de los bancos», indica.

En el conjunto de España, los créditos también han crecido con fuerza en el segundo trimestre: 48.000 millones más, hasta 1,25 billones. Los depósitos, por su parte, lo hicieron en 74.000 millones y se situaron en los 1,36 billones.

Compartir el artículo

stats