Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La economía valenciana, en la encrucijada de una salida en ‘V’ de la crisis

Los datos que maneja el Consell indican una recuperación más rápida que en la Gran Recesión, a expensas de los fondos europeos y la evolución de la covid

La economía valenciana, en la encrucijada de una salida en ‘V’ de la crisis

La economía valenciana, en la encrucijada de una salida en ‘V’ de la crisis

Apenas una década separa lo casi nunca visto de lo realmente nunca visto. Dicho de forma menos críptica, la Gran Recesión, el mayor hundimiento económico desde la Segunda Guerra Mundial, y la crisis del coronavirus. La primera dio sus primeros avisos en el verano de 2007, destapó su ferocidad en el otoño de 2008 y no empezó a despegar, especialmente en el caso español, hasta pasado 2013. La segunda llegó casi de sopetón, tras la declaración del estado de alarma en marzo pasado, lo que condujo al confinamiento de la población y de buena parte de la actividad económica. ¿Cómo y cuándo terminará?

Seguramente es aún muy pronto para lanzar pronósticos sólidos, porque la vacuna o un tratamiento seguro no parecen estar a la vuelta de la esquina, a diferencia de la temida segunda ola, que ya está aquí, como ponen de relieve a diario los datos de contagiados y los rebrotes, que están provocando confinamientos parciales y más frenos a la marcha de la economía.

Con todas las precauciones a que obliga esta situación, la Generalitat baraja, a partir de las previsiones de organizaciones como Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros) o la AIReF, una salida en ‘V’. Es decir, rápida. Nada que ver con la Gran Recesión, cuyo impacto sobre el PIB autonómico fue tan acusado que fueron necesarios 45 trimestres para volver a la situación previa.

Los datos a estas alturas de exportaciones, afiliación a la Seguridad Social y paro permiten cierta esperanza, siempre que la evolución de la pandemia no dé al traste con las tendencias observadas. El PIB, por ejemplo, se desplomó a niveles desconocidos al caer un 22 % en el segundo trimestre del año, cuando se concentró la mayor parte del confinamiento y la posterior reapertura de forma escalonada. Es la línea naranja que aparece en el gráfico que ilustra este análisis y que procede de cálculos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Sin embargo, Funcas ha realizado unas previsiones de crecimiento para el resto de 2020 y todo 2021 que auguran un fuerte rebote, hasta el punto de situar al PIB valenciano cerca del nivel previo a la covid. Es la línea roja ascendente que da a la evolución del producto interior bruto esa imagen de ‘V’, la más beneficiosa en toda crisis. A una bajada abrupta le sigue un ascenso en propulsión.

Pese a ese enorme ajuste en el PIB, el mercado de trabajo se ha comportado de forma menos dramática a como lo hizo hace doce años. La afiliación a la Seguridad Social está registrando una leve subida en los últimos meses cuando en la crisis financiera no hacía más que bajar en los dos primeros años. Claro que no hay que olvidar que la economía está dopada gracias a los apoyos públicos por la vía de los ERTE o la financiación a las empresas, lo que propicia unos niveles de paro mucho menos acusados que en 2008. La exportación ha entrado en una senda ascendente tras el desplome del segundo trimestre, como prueban los históricos datos de agosto del puerto de València en tráfico de contenedores.

Las ayudas públicas son una de las grandes diferencias entre las dos crisis. En la iniciada en 2008, la Unión Europea forzó a una política de enormes recortes a España que no se ha dado en esta ocasión. Se permite el déficit y la deuda elevados y Bruselas ha puesto en marcha un plan de reconstrucción con 140.000 millones para España.

Junto a una mejora de la situación sanitaria, la Generalitat tiene puesta su confianza para salir de la crisis en las ayudas europeas. La Estrategia Valenciana para la Recuperación, presentada por Ximo Puig en el reciente debate de política general en les Corts, pretende desarrollar unos 400 proyectos que movilicen 21.000 millones de euros hasta 2027. Fuentes del Consell aseguran que, «si ese plan se aplica como está previsto y llegan todos los fondos europeos, no solo la recuperación se consumará en un período inferior a la de 2007, sino que se hará una reconversión real de la economía valenciana» por el carácter de los proyectos que se quiere impulsar, centrados en movilidad sostenible, transición energética y digitalización de las empresas, entre otros. El Consell ha creado una oficina para desarrollar la citada Estrategia que se dirigirá desde Presidencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats