Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin de la temporada turística provoca el rebrote de ERTE en la C. Valenciana

La conselleria de Economía se pone al día en la resolución de los expedientes, que ya se elevan a 67.300 y afectan a casi 450.000 personas

Sala de atención a los parados en una oficina de Empleo de València.

Sala de atención a los parados en una oficina de Empleo de València.

El impacto de la pandemia de coronavirus y de la respuesta a la crisis pasará una abultada factura económica a España, que además de protagonizar el mayor desplome del PIB entre los países avanzados este año, verá como su déficit se dispara al 14,1% del PIB, mientras que la deuda pública escalará al 123%, manteniéndose durante los próximos cinco años alrededor del 120%, con una previsión del 118,8% para 2025 por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De este modo, según las últimas proyecciones de la institución internacional, la economía española no recuperará hasta 2023 el nivel anterior a la crisis de la covid-19, tras desplomarse un 12,8% en 2020, la mayor caída de la zona euro, pero rebotar el año siguiente un 7,2%, también el mayor incremento entre los Diecinueve. El deterioro de la actividad se reflejará en la evolución del mercado laboral, ya que España registrará un fuerte incremento del desempleo, que subirá hasta el 16,8% en 2020, y no será capaz de devolver la tasa de paro hasta el nivel precrisis en todo el periodo estimado por el FMI, que alcanza hasta 2025, cuando el desempleo en España será del 14,2%, frente al 14,1% de 2019. Para la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) el agravamiento de la situación sanitaria con la llegada del otoño hace temer que el proceso de recuperación pueda seguir ralentizándose en los próximos meses «o incluso llegue a invertirse». En su último boletín la fundación señala que el ritmo de la recuperación económica se ha ido ralentizando en las últimas semanas, especialmente en lo que respecta a la reincorporación de trabajadores incluidos en expedientes de regulación temporal de empleo.

La incertidumbre sobre la segunda ola de coronavirus frena la creación de empleo a finales de 2020 al tiempo que provoca un rebrote de los expedientes de regulación de empleo en la Comunitat Valenciana. A la vuelta de las vacaciones estivales, tal como constata un informe elaborado por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), la solicitud de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) registra un notable incremento pese a su disminución durante el pasado verano.

En tan solo cinco días de octubre hay 2.561 trabajadores afectados por ajustes laborales, lo que contrasta con los algo más de 7.850 empleados implicados en el mes de septiembre. Es decir, que en pocos días ya hay una tercera parte de los trabajadores afectados por ERTE que en los meses precedentes. Sin duda, la finalización de la temporada turística afecta de lleno al ámbito de los servicios, tanto de grandes compañías como de pymes.

Además, en el caso concreto de Castelló, en la primera semana de octubre, ya hay más trabajadores con ERTE (229 casos) que en todo el mes de septiembre (86). En la provincia de València se superan el millar de empleados enviados al paro temporalmente, frente a los 1.500 de septiembre. En la de Alicante los expedientes aglutinan algo más de 400 trabajadores con ERTE hasta el 5 de octubre, mientras que en el mes anterior fueron 1.066 personas.

Según los últimos datos facilitados por la Conselleria de Economía, la Comunitat Valenciana ya acumula un total de 67.300 ERTE desde el pasado mes de marzo, que afectan a 448.297 trabajadores. De estos, están resueltos la práctica totalidad de los expedientes, con lo que la administración autonómica dirigida por Rafael Climent se pone al día de los trámites burocráticos en las solicitudes de suspensiones temporales de empleo y de reducciones de jornada que proponen las empresas para paliar los efectos de la crisis.

La prolongación de los ERTE hasta el 31 de enero de 2021, tal como pactó el Gobierno central con patronal y sindicatos, supone un alivio para los ámbitos de negocio más afectados por las restricciones de actividad, «si bien la incertidumbre sigue planeando sobre el mercado de trabajo a causa de las posibles consecuencias de la segunda ola del virus este otoño. No obstante, la situación afectará de manera global a la economía, con mayor intensidad a los servicios, mientras que la industria ofrecerá un mayor nivel de resiliencia», explica el presidente de Asempleo, Andreu Cruañas.

Uno de los sectores más dañados por la crisis económica es el del turismo. Por eso, la Federación Empresarial de Hostelería de la Provincia de Alicante reiteró ayer su petición de mantener los ERTE hasta la total apertura de los negocios, sin restricciones de ninguna clase». Representantes de esta patronal se reunieron con la Cámara de Comercio de Alicante ante la «difícil situación» que atraviesan sus negocios por los efectos de la crisis sanitaria de la covid-19 y presentar así ante esta entidad sus reivindicaciones.

Según Asempleo, la tasa de paro escalará más de dos puntos a finales de año, desde el 15,3% al 18% de la población activa. En la actualidad, hay un 2,3% menos de afiliados a la Seguridad Social y un 22,6% más de parados que a estas alturas del año pasado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats