Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perú se convierte en el objetivo de ‘Tile of Spain’ en América

La industria azulejera española es la segunda suministradora internacional de recubrimientos cerámicos al país sudamericano, que importó baldosas por importe de 137,9 millones de euros

Perú se convierte en el objetivo 
de ‘Tile of Spain’ en América

Perú se convierte en el objetivo de ‘Tile of Spain’ en América

Perú se ha convertido en el gran objetivo de la industria cerámica mundial en el continente americano: en 2019, el país sudamericano importó baldosas cerámicas por valor de 137,9 millones de dólares, y entre los años 2014 y 2018 las importaciones de recubrimientos cerámicos registraron una tasa de crecimiento medio del 165 % entre los años 2014 y 2018.

Según se recoge en un reciente informe realizado por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Lima, «el sector de la construcción en Perú se encuentra actualmente en una fase de cierta expansión». De hecho, en el año 2018 se registró un incremento del 5,2 % debido, principalmente, al aumento de la inversión pública.

La situación de la industria cerámica española en el mercado peruano es buena. Atendiendo a los datos divulgados por la Embajada de España en Lima, y correspondientes a 2019, China fue el país que más azulejos exportó a Perú, siendo responsable del 70,86 % de las importaciones totales, «a pesar de que las exportaciones de este tipo de producto desde China a Perú se vienen reduciendo paulatinamente desde 2015», se especifica en el estudio. Por el contrario, la oferta española crece, aunque solo significa un 12,38 % del total de las exportaciones que Perú realizó de pavimentos y revestimientos cerámicos, ocupando el segundo lugar en el ranking de los países que más azulejos exportaron a Perú, tras superar en el año 2017 a Italia, pasando este a ocupar la cuarta posición con el 5,35 %. La tercera posición la ocupa Brasil con el 6,84 % de las importaciones. India y México ocuparon en 2019 la quinta y sexta posición

Según queda reflejado en el citado estudio, España ha incrementado, en los últimos años, su cuota del mercado de pavimentos y revestimientos cerámicos en Perú, «experimentando un incremento notable entre los años 2016 y 2017, pasando de un 3,23 % a un 10,17 %. Después de dicho periodo, el volumen de exportaciones ha seguido aumentando, si bien de manera más paulatina, registrándose en 2018 una cuota de producto español del 12,71 % y en el primer trimestre de 2019, el total de importaciones de producto español se situó en el 12,73 % del total, con un valor de 9.184,11 millones de dólares. Sin embargo, a finales de 2019 hubo una leve recesión en las importaciones del referido producto que condujo a una cuota anual del 12,38 %».

En cuanto al precio, en el citado informe se destaca que China «es el país que exporta las baldosas cerámicas al menor precio entre los países competidores en el mercado peruano, a un precio medio de 5,1 dólares por metro cuadrado». Con respecto a España, se subraya que el precio medio por metro cuadrado es de 9,3 dólares, «si bien el precio de la baldosa española es superior al de la china y a la de otros países latinoamericanos, es bastante más reducido que el de Italia y otros países europeos exportadores».

De hecho, desde la Embajada de España en Lima se afirmar que la principal ventaja del producto chino se encuentra «en la competitividad de sus precios, mientras que en España el producto destaca por su alta calidad, composición y diseño». En este sentido, se hace especial hincapié en que España «lleva a cabo una gran inversión en investigación y desarrollo en el sector cerámico, concretamente en el campo de la preparación de minerales y el control de calidad. Ambos factores favorecen que el país sea líder mundial en producción, facturación y desarrollo tecnológico del sector cerámico, lo que implica que la oferta española tenga, comparativamente, un mayor valor añadido».

Las baldosas cerámicas españolas van dirigidas en Perú «a un tipo de cliente de poder adquisitivo alto, que valora la imagen de marca, exclusividad y diseño», según se especifica en el estudio. Un tipo de cliente que podrían englobarse como particulares, tanto para obras nuevas, reforma o rehabilitación de viviendas; obra civil, que incluye hoteles, oficinas y restauración; así como obra pública, para revestir calles y plazas.

Además, también se señala de manera especial que, tras analizar las diferentes empresas internacionales que exportan a Perú pavimentos y revestimientos cerámicos «se ha podido apreciar cómo, en el caso de China, este producto suele ser exportado a través de compañías de trading y, por consiguiente, resulta más complicado conocer el origen exacto, a nivel de fabricante, de estas placas y baldosas cerámicas. En el caso de España, sin embargo, tras analizar los datos obtenidos, las empresas que fabrican el producto suelen ser las mismas que se encargan de exportarlo al país de destino».

En lo que se refiere a tipología de producto, el 60,73 % de las exportaciones cerámicas de Perú corresponden a gres porcelánico, el 15,04 % a azulejos y gres esmaltado, y el 14,98 % es de gres rústico. El resto está etiquetado como «otros productos cerámicos».

Perú, cuenta con una industria local «con cierto peso» en la oferta que hay en el país para este tipo de producto. Como reflejo de ello, la producción local peruana registró exportaciones por valor de 126 millones de dólares en 2018. El producto peruano llega a un total de 67 países, siendo Chile el principal país importador con exportaciones valoradas en 52,8 millones de dólares, seguido de Ecuador, Estados Unidos. y Colombia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats