Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva norma antiespeculación tumba un tercio de los parques solares valencianos

Las empresas no han conseguido el suelo que necesitaban antes de octubre

Marcos J. Lacruz, presidente de la patronal valenciana de energías renovables. | FERNANDO BUSTAMANTE

Marcos J. Lacruz, presidente de la patronal valenciana de energías renovables. | FERNANDO BUSTAMANTE

La nueva normativa aprobada por el Gobierno para frenar la especulación con los parques fotovoltaicos ha tumbado un tercio de los proyectos previstos en la Comunitat Valenciana. Los promotores retiraron en septiembre proyectos de plantas solares con una potencia de 4,6 gigavatios (equivalente a cuatro centrales nucleares como la de Cofrentes) para no perder 1.800 millones de euros en avales. Las empresas necesitaban tener el suelo donde querían desarrollar los parques solares antes de octubre y no lo han conseguido. Madrid, la Comunitat Valenciana y Andalucía han sido las tres regiones de España donde más han estado trabajando los especuladores con los puntos de acceso a la red. El presidente de la patronal valenciana de energías renovables (Avaesen), Marcos J. Lacruz, celebró ayer que solo continúen los proyectos solventes.

El Gobierno aprobó la nueva normativa que regula los parques fotovoltaicos para frenar la especulación y permitir que solo salgan adelante los proyectos realistas. Grandes empresas como Renovalia, Premier Group o Esparity Solar iniciaron en verano una carrera para conseguir tierras para desarrollar plantas fotovoltaicas en la Comunitat Valenciana y se jugaban 6.000 millones de euros en avales. Las empresas que se han quedado sin suelo, pero se han retirado antes de octubre recuperarán íntegramente sus avales.

Red Eléctrica de España (REE) había concedido a 31 de agosto permisos de conexión a los promotores de parques en la Comunitat Valenciana con una potencia de 11,2 gigavatios y tramitaba el permiso de otras plantas con 8,5 gigavatios. A 30 de septiembre, se han caído proyectos de plantas con una potencia de 4,6 gigavatios que ya contaban con permiso.

Marcos J. Lacruz insistió en que es lógico que solo sigan los proyectos viables porque la red de conexión es limitada. «Parece que tiene sentido la medida impulsada por el Gobierno para frenar la burbuja de las renovables. Es necesario que no se frenen los proyectos solventes y con capacidad técnica», señaló el presidente de Avaesen. Los datos de renuncia son preliminares y pueden aumentar cuando el Gobierno dé las cifras oficiales en los próximos días.

El 85 % de las plantas solares españolas están en suelos arrendados. Fuentes del sector indicaron que el precio de los arrendamientos de las tierras ronda entre los 850 y los 1.200 euros la hectárea al año y que los contratos suelen ser por un plazo de entre 30 y 40 años. Un parque de 50 MW necesita unas 100 hectáreas y los promotores pagan hasta 120.000 euros al año.

El Consell quiere multiplicar por 16 la potencia fotovoltaica valenciana para cumplir los planes de descarbonización marcados por el Gobierno. España se ha propuesto que en el año 2030 el 74 % de la energía sea de origen renovable. La Comunitat Valenciana tiene actualmente parques solares con una potencia de 364 megavatios. El objetivo de la Generalitat es alcanzar los 6.000 megavatios de potencia fotovoltaica en 2030. Sin embargo, actualmente hay proyectos para construir parques con una potencia de más de 10.000 megavatios a pesar de los desistimientos que se han producido en el último mes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats