Los principales dirigentes empresariales de España han reclamado unidad y moderación para hacer frente a la pandemia del coronavirus, que está provocando una crisis económica sin precedentes. Durante una intervención conjunta en el congreso de directivos organizado en València por la Fundación CEDE, el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, y el de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, han defendido también el papel central de las empresas en todo intento de recuperar el país.

XIX Congreso CEDE | Antonio Garamendi: "No creo que la hostelería sea la culpable de la expansión del virus"

Bonet ha calificado como "desastre" la situación actual con la "peor crisis económica y sanitaria que hemos vivido". El dirigente cameral aseguró que, desde la Transición, España ha dado "un salto mayúsculo" en progreso y bienestar, gracias "a la estabilidad y el consenso político". En este sentido, defendió que la "estabilidad es un principio fundamental de la Constitución" y citó algunos de sus puntales, como la democracia, la separación de poderes, la unidad, la monarquía y la economía de mercado. "Esto debemos defender", ha dicho.

Bonet espera una caída del PIB este año del 14 % y una tasa de paro del 22,5 %. "Lo peor", en su opinión, es el "cierre de empresas". De ahí que apostara por poner el foco en las mercantiles, sobre todo si tenemos en cuenta que 2021 pinta "mal". En su opinión, "somos capaces" de recuperarnos, pero solo lo lograremos "resistiendo y creando. Toca resiliencia y eso se consigue con unidad. Basta de demagogias. Salvemos a la gente. Es fundamental la cogobernanza entre los políticos, la colaboración público-privada y acompañar a las empresas". Además de potenciar el emprendimiento para ocupar a los parados que va a dejar esta crisis, abogó por que aquellas empresas que no sean viables se reinventen.

Por su parte, Garamendi aseguró que en estos momentos "no nos podemos meter en gastos estructurales que eleven de forma irresistible la deuda y el déficit", porque estamos en una situación coyuntural" y, en este sentido, defendió ayudas como los ERTE o la financiación a través del ICO, "que han sido eficaces". Como colofón, el presidente de la CEOE recalcó que los empresarios trabajan con "lealtad institucional" y abogó por que los políticos "trabajen por el país y la moderación".