La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) cree que la segunda ola de la pandemia se llevará por delante a 500.000 empleos y 300.000 autónomos, según se desprende del séptimo barómetro de la asociación. En concreto, prácticamente el 10% de los autónomos prevé que tendrá que cerrar y uno de cada tres se plantea, dadas las circunstancias, llevar a cabo reducciones de plantilla.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha remarcado que el número de rebrotes y contagios no deja de crecer, junto con las restricciones, por lo que cree que «se avecina un desastre para autónomos, empresas y trabajadores si no se acompaña de un plan urgente de medidas económicas».

Por ello, Amor aboga por que se establezca de manera urgente, «desde ya», un plan de emergencia con vistas a 2021, que facilite la liquidez e impulse el consumo y la demanda con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas y autónomos y por ende la destrucción de empleo.

Del barómetro se desprende que el 6,5% de los autónomos, unos 210.000, tienen sus negocios o actividades cerradas en estos momentos, de los que el 4% asegura que lleva con su negocio cerrado desde marzo. También destaca que un 60,7% de los encuestados ha afirmado que aunque tiene abierto, está funcionando al 50%. Tan solo un 14,5% de los encuestados ha apuntado que está trabajando con total normalidad.