El Consejo de Ministros aprobó ayer el rescate de Air Europa, a la que inyectará 475 millones de euros, al considerarla una empresa estratégica para la economía española cuya viabilidad se ha puesto en riesgo por la pandemia, operación que abre la puerta a la compra de esta compañía por Iberia. La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, detalló que el rescate consiste en un préstamo participativo de 240 millones y otro ordinario de 235 millones, que deberán ser devueltos en seis años.

Este rescate es el primero que el Gobierno español canaliza a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi).

El consejo gestor del fondo público exige que el máximo ejecutivo de la compañía de la familia Hidalgo sea consensuado con la Sepi y se reserva la posibilidad de nombrar dos consejeros en el órgano de administración de Air Europa para garantizar que el dinero público «se emplea con la mayor eficiencia y en la mejor transformación de la compañía», ha dicho la ministra Montero.

Además, la Sepi deberá autorizar hipotéticos despidos futuros en la compañía aérea, llamada a seguir siendo un operador destacado en el «hub» (centro de distribución) de Madrid por su contribución a la conectividad con Latinoamérica y con los dos archipiélagos.