Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector de fritas, esmaltes y colores cerámicos remonta sus ventas

La asociación nacional Anffecc se une a la queja de la patronal azulejera Ascer por la extensión del estado de alarma y su impacto en la imagen de la industria española

La industria cerámica española depende en gran medida de los mercados internacionales. | LEVANTE-EMV

La industria cerámica española depende en gran medida de los mercados internacionales. | LEVANTE-EMV

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) ha anunciado, a través de un comunicado, que las ventas del mes de septiembre aportan un balance positivo, con un incremento del 8,83 % con respecto al mismo mes del año pasado. «A pesar de la actual situación, el mercado nacional continúa recuperándose y las ventas en septiembre han subido un 5,82 % con respecto a septiembre de 2019», se afirma desde la patronal.

En este mismo sentido. se asegura desde Anffecc que la exportación también ha crecido, con un incremento del 10,26 % comparado con el mes de septiembre de 2019, año en el que ya hubo una ligera ralentización debido los vaivenes de la economía internacional, aunque se reconoce que los desplazamientos a países más lejanos para realizar labores comerciales «siguen siendo muy difíciles».

Según indican desde Anffecc, «gracias al desconfinamiento las ventas se han ido recuperando y el saldo del tercer trimestre en su conjunto es muy similar al del tercer trimestre del 2019, con un ligero incremento del 0,62 %».

Aún así, los efectos de la crisis covid-19 están muy presentes y aunque el balance del último trimestre ha sido positivo, aún hay mucho que recuperar y el cierre del año no está exento de incertidumbre. Tal y como indican desde Anffecc «poder seguir trabajando es una buena noticia comparada con la situación que teníamos en abril y las cifras de este último trimestre han sido esperanzadoras, pero el repunte de los rebrotes y la amenaza de un nuevo confinamiento nos hace ser precavidos».

En esta coyuntura, desde la patronal de fabricantes de fritas, esmaltes y colores cerámicos se unen al sentir de la patronal azulejera Ascer con respecto a la posibilidad de que se prolongue el estado de alarma decretado por el Gobierno. «Entendemos que es necesario tomar medidas para evitar el avance de la pandemia, pero decretar ya el estado de alarma hasta mayo enturbia mucho la imagen de nuestro país en el exterior, y esto dificulta enormemente la actividad comercial».

Y es que las noticias de que España es uno de los países de Europa con mayor incidencia de la covid-19 ayuda muy poco a poder desplazarse. «Somos un sector eminentemente exportador, nuestras ventas en el extranjero suponen el 70 % de la facturación, pero si la imagen que se ofrece al exterior es de que la situación en España es muy grave, no vamos a poder visitar ni siquiera países más cercanos, pues los propios clientes muestran sus reticencias a recibir personal procedente nuestro país, para evitar posibles contagios».

Además, indican «nuestra actividad no es únicamente comercial, también tiene un importante componente técnico y de asistencia personalizada que en estos momentos no estamos pudiendo llevar a cabo pues hay zonas como India, Marruecos y muchos países de Sudamérica a las que es imposible desplazarse».

Por todo ello, desde Anffecc instan nuevamente al Gobierno central a «apoyar a los sectores industriales exportadores, como el nuestro, adoptando medidas que garanticen poder mantener la actividad y el empleo». En este sentido, manifiestan su rechazo a la subida de impuestos propuesta por el Ejecutivo: «Este no es momento para subir impuestos ni a las empresas ni a los trabajadores. De hecho, en otros países europeos se están introduciendo medidas incentivadoras de la economía y de reducción de la presión fiscal, en lugar de penalizar a la población con nuevas cargas impositivas».

Por último, confían en que las nuevas restricciones de movilidad «no entorpezcan la producción y se pueda seguir trabajando respetando todas las medidas de seguridad e higiene, y los protocolos activados desde el inicio de la pandemia, que han resultado ser muy efectivos en el sector”.

Postura de Ascer

Ascer considera que la extensión del estado de alarma hasta el 9 de mayo «va a transmitir una imagen de España a nivel internacional muy negativa con consecuencias irreparables en las ventas y en la recuperación de la industria. Al contrario, en el contexto tan complejo en el que nos encontramos, es necesario tomar medidas que den confianza y estabilidad en un país ya muy dañado por las consecuencias económicas generadas por la covid-19», se indica a través de un comunicado.

En este sentido, se puntualiza desde la patronal azulejera que para un sector que «vende el 75 % de su facturación en los mercados internacionales esta medida lanza un mensaje de pesimismo y de incapacidad para lidiar con el virus en el corto y medio plazo y transmite una imagen de país donde albergar cualquier actividad comercial internacional será imposible hasta bien entrado el 2021».

El sector insiste en la necesidad urgente de inyectar liquidez a las empresas y ampliar los periodos de carencia de los créditos ICO para garantizar la supervivencia de las empresas ante la incertidumbre generada por esta nueva ola de contagios de la covid-19.

«Si no se ponen medidas, la capacidad de consumo y la confianza de los consumidores caerá arrastrando a todos aquellos sectores no esenciales. Esta situación derivará en cierre de empresas e incremento del desempleo», señala Ascer. El sector cerámico «está muy expuesto a la competencia internacional y el Gobierno debe generar un entorno de confianza y seguridad jurídica».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats