La captura y comercialización del 'Peix de Llotja' emplea a cerca de 8.000 personas en la Comunitat Valenciana, de las cuales 3.000 lo hacen a través de empleos directos y 5.000 de manera indirecta.

Desde el distintivo 'Peix de Lotja', se pretende dar valor y reconocimiento a todos ellos, así como fomentar el producto local y de temporada de la pesca extractiva que las cerca de 20 cofradías existentes en la Comunitat Valencia obtienen cada día.

Estos datos se han adelantado en la presentación de la campaña 'Peix de Llotja is cool', presentada por Eugeni Alemany y creada por la agencia de branding Trumbo, y promovida por la Comisión Interfederativa de las Cofradías de Pescadores (Coincopesca).

Se trata de una propuesta que nació en 2017 de la mano de la Conselleria de Agricultura, Desenvolupament Rural, Emergència Climática y Transició Ecològica, junto con las federaciones provinciales de cofradías de pescadores de la Comunitat Valenciana, explican los responsables de la iniciativa en un comunicado.

"Ha sido un año complicado para el sector de la pesca, que ha sido el subsector primario que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia; porque, cuando era imposible salir a faenar, se ha visto con enormes dificultades: es momento de darle les gracias", en palabras de la consellera de Agricultura, Desenvolupament Rural, Emergència Climática y Transició Ecològica, Mireia Mollá.

Del mismo modo, el presidente de Coincopesca, Sergio Albiol Zurita, ha asegurado que "la campaña tiene como objetivo "recuperar nuestra esencia: queremos recuperar el 'peix de llotja`, porque es hablar de qualitat, tradició i gastronomía".

Los habitantes de la Comunitat Valenciana aumentaron en 2019 su consumo de producto local hasta un 10% respecto al año anterior, llegando así a desembarcar más de 22.000 toneladas de pescado y marisco, que se consiguen gracias al coraje y a la valentía de los pescadores.