Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

El reto de la descarbonización

EL RETO DE LA DESCARBONIZACIÓN

EL RETO DE LA DESCARBONIZACIÓN

Los puertos mueven aproximadamente el 75 % del comercio mundial y si bien el transporte marítimo es el modo más ecoeficiente, también es cierto que genera el 2,89% de las emisiones globales. Dado el esperado incremento en la demanda, se prevé que las emisiones puedan aumentar en un 50% hasta 2050. La necesidad de actuar urgentemente viene marcada así mismo por el ingente volumen en que deberían disminuir las emisiones sectoriales en todo el mundo para lograr la neutralidad climática: un 90 %.

Consciente de la emergencia climática, a finales de 2018 la Comisión Europea presentó su visión estratégica para una economía neutra en carbono en 2050. En esta línea, un compromiso claro del Pacto Verde Europeo es que «el transporte debe ser infinitamente menos contaminante», destacando la necesidad de reducir las emisiones del sector marítimo-portuario.

En este contexto, el clúster de Valenciaport se ha marcado el ambicioso objetivo de conseguir que València sea un puerto cero emisiones netas en 2030. La importancia de esta meta se puede juzgar mejor teniendo en cuenta que es el mayor puerto en términos de tráfico comercial de España y que sirve al territorio que genera el 51 % del PIB nacional.

Para conseguir este objetivo, serán necesarias inversiones millonarias por parte de los miembros del clúster, desde las terminales portuarias cuya maquinaria de patio deberá ser electrificada o pasar a utilizar combustibles cero emisiones como el hidrógeno, hasta las navieras cuyos buques necesitarán avanzar hacia la descarbonización, así como ser adaptados para conectarse a la red eléctrica del puerto durante su escala, pasando por los transportistas por carretera quienes deberán buscar opciones de hibridación o propulsión con combustibles alternativos para sus camiones; todo ello contando con el apoyo de la Autoridad Portuaria de València como líder del clúster, inversor en proyectos de energías renovables y promotor de la transición energética del puerto en su conjunto.

El reto es enorme y el riesgo de la implantación de soluciones tecnológicas innovadoras, como las basadas en hidrógeno, es tan elevado que se precisará de ayudas públicas al menos en el corto y medio plazo en el que estas potenciales soluciones estarán aún en fase de pruebas. En este sentido será crucial que los Fondos de Recuperación de le UE estén disponibles para este sector y que la Administración apoye decididamente la transición energética de comunidades portuarias como la de Valencia que han dado un decidido paso adelante y están dispuestas a afrontar este tremendo desafío.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats