Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ventas agroalimentarias valencianas a EE UU caen un 28 % con los aranceles

El Consell reclama a la UE que negocie con el próximo gobierno de Estados Unidos la supresión de tasas tras cerrarse el mercado para los cítricos y bajar a mínimos históricos las de vinos y aceitunas (ambos -29%) y limones (-4%)

Mandarinas

Mandarinas

La presión arancelaria de Donald Trump hacia la Unión Europea impuesta desde principios de 2019, que sufre de lleno la agricultura valenciana por un problema que nada tiene que ver con el campo, ha dejado bajo mínimos los envíos de productos alimentarios a Estados Unidos y afecta sobre todo a vinos, aceitunas, quesos y zumas de frutas. Además, esas barreras comerciales han reducido a cero las exportaciones de mandarinas, un negocio que en otros tiempos enviaba casi 100.000 toneladas por campaña.

Las exportaciones agroalimentarias valencianas al país norteamericano se han desplomado un 28 % desde la imposición de aranceles, según constatan los datos de Datacomex (Ministerio de Industria, Comercio y Turismo). Estas mismas fuentes señalan que la exportaciones agroalimentarias valencianas a EE UU -afectadas por los citados aranceles- se elevaron a 28,6 millones de euros, frente a los 39,7 millones de euros del anterior. Las relaciones comerciales totales (exportaciones más importaciones) entre el país norteamericano y la Comunitat Valenciana son importantes ya que representan el 7% del total exterior. Además, han aumentado desde la crisis, especialmente a partir del año 2011. Representan el 18% de las españolas y es la segunda autonomía más exportadora, por detrás de Cataluña (19%), si se tienen en cuenta el total de los productos. Vehículos, cerámica y calzado son los que más pesan en esa balanza exterior.

Pendientes de la estrategia que adopte el futuro presidente de EE UU, Joe Biden, a partir de enero de 2020, el sector de los cítricos ya teme que se pierda el mercado estadounidense por segunda campaña consecutiva, tras conocer la decisión de la actual Administración Trump de mantener los aranceles a productos españoles. Las exportaciones a Estados Unidos son las primeras que se inician, con las clementinas precoces desde el pasado septiembre, por lo que dadas las fechas hay pocas esperanzas de que se puedan retomar las exportaciones.

Los aranceles del 25 % impuestos en octubre de 2019 expulsaron del mercado norteamericano a los cítricos, con apenas 950 toneladas de limón y ninguna salida de naranjas y mandarinas; situación que compensaron con el aumento de la demanda en la Unión Europea, derivada del estado de alarma por la pandemia de la covid-19.

Esta situación ha llevado al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, a reunirse esta pasada semana con el secretario de Estado de España para la Unión Europea, Juan González-Barba, a quien ha reclamado la necesidad de que Bruselas negocie con la Administración de Biden y se ponga fin a la guerra arancelaria que perjudica de lleno al campo valenciano. «Buscamos una nueva situación de comercio libre y que permita que nuestros cítricos, entre otros productos, vuelvan a la normalidad en Estados Unidos», dijo.

Generalitat

El secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, asegura que la administración autonómica está comprometida de lleno con los mercados exteriores. «Estados Unidos fue mercado importante para nuestras mandarinas y no lo podemos perder. En 2019 se ha reducido al envío de limones. Además de los aranceles Marruecos nos ha robado el mercado de cítricos en Estados Unidos por sus acuerdos comerciales preferenciales», reconoce Rodríguez Mulero.

«Los aranceles han ayudado a que los operadores valencianos no tengan oportunidad de competir con Marruecos. Este último año no han exportado mandarinas», lamenta el secretario autonómico de la Generalitat. Operadores como Bagu, García Ballester y Martinavarro eran los principales exportadores con sus envíos desde el Puerto de Castelló al de Filadelfia.

Las exportaciones a Canadá crecen un 84 % y un 48 % a Japón

La eurodiputada socialista valenciana Inmaculada Rodríguez Piñero aseguró a este diario que «los datos ponen de manifiesto la importancia de los acuerdos comerciales para facilitar la internacionalización de nuestras empresas y aumentar nuestras exportaciones al exterior, que es el principal factor de crecimiento de la economía valenciana». En su opinión, «los acuerdos con Canadá y Japón son una enorme oportunidad que debe ser aprovechada por las empresas valencianas, especialmente las pymes. A pesar de la contracción mundial del comercio en 2020, la evolución de las exportaciones ha sido favorable si se compara con los años anteriores a los acuerdos. El resultado sigue siendo espectacular. Animo a las empresas valencianas a que se decidan a ir a estos mercados cuyos ciudadanos tienen un alto poder adquisitivo y aprecian nuestros estándares de calidad y seguridad».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats