Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los valencianos rechazan una de cada diez herencias para no asumir las deudas

Los desistimientos en la Comunitat Valenciana han crecido un 430 % desde el año 2007

Una persona camina por el cementerio de València el día 1 de noviembre. | EDUARDO RIPOLL

Una persona camina por el cementerio de València el día 1 de noviembre. | EDUARDO RIPOLL

Los valencianos rechazan una de cada diez herencias para no asumir las deudas del fallecido ni los gastos fiscales. La crisis económica y la pandemia han disparado el porcentaje de renuncias ante la imposibilidad de los beneficiarios de hacer frente a los gastos. De las 15.772 herencias tramitadas en la Comunitat Valenciana en el primer semestre del año (marcado por la pandemia y el confinamiento) los beneficiarios renunciaron a 1.543 (un 10,1 % del total), según datos del Consejo General del Notariado. Los asesores fiscales advierten de que las renuncias van a aumentar por el agravamiento de la crisis económica.

El porcentaje de renuncias de herencias en el primer semestre del año es el más elevado desde que el Consejo General del Notariado empezó a recoger estos datos en 2007. La estadística de los notarios revela que los desistimientos en la Comunitat Valenciana han subido un 430 % desde hace trece años. En 2007 se presentaron 851 renuncias y el año pasado 4.517. La serie estadística confirma que los años más duros de la anterior crisis económica fueron cuando se multiplicaron los desistimientos.

El economista Federico Varona, socio director de Varona Numbers, incide en que nadie renuncia a una herencia que le beneficia. «No tiene sentido perder dinero. Las renuncias se plantean cuando las deudas son elevadas y el pago de impuestos no compensa. A más crisis, más renuncias», subraya. Varona añade que en ocasiones tampoco interesa recibir una herencia cuando es un bien que no da liquidez. «Esto ocurre, por ejemplo, si la herencia es un monte en Teruel ya que implica el pago de muchos impuestos y no se obtiene retorno económico», precisa.

Los efectos de la crisis del coronavirus en este fenómeno se apreciarán mejor en unos meses ya que algunas herencias se tramitan entre seis y doce meses después del fallecimiento. Francisco Cantos, decano del Colegio Notarial de Valencia, asegura que otro motivo que explica los desistimientos es que algunos beneficiarios son personas de 70 años que renuncian en favor de sus hijos. «Son personas que han recibido de sus padres pisos en herencia y deciden traspasarlos directamente a sus hijos para no tener que pagar impuestos o plusvalías», afirma el decano de Valencia.

Aceptación

La estadística del Colegio del Notariado revela el bajísimo peso que tiene en España (salvo en Cataluña) la figura de la aceptación a beneficio de inventario, un mecanismo por el que el heredero responde a las deudas contraídas únicamente con bienes que se enmarcan dentro del propio legado sin poner en riesgo su patrimonio personal. Atendiendo a estos datos, solo el 0,2 % de los herederos se acogió a esta fórmula. «Es una figura residual porque tiene inconvenientes. Antes eran judiciales y muy farragosos. Ahora se ha modificado e incluso en Cataluña se aplica de forma automática, pero empieza a dar problemas porque se pueden ver vulnerados los derechos de los acreedores», advierte Francisco Cantos.

Por otra parte, Federico Varona insiste en que el impuesto de sucesiones no tiene ningún sentido porque vulnera el principio de que todos los españoles son iguales ante la ley (al aplicar cada comunidad autónoma un criterio distinto) y porque grava dos veces los mismos bienes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats