IceCoBar, la cadena valenciana del Grupo Ice Rolls Cream, concluye el ejercicio 2020 con cuatro nuevos locales. La compañía, a pesar de las dificultades vividas por todo el sector de la restauración desde el mes de febrero, ha abierto nuevos establecimientos franquiciados en Jerez de la Frontera (Cádiz), Zaragoza, Dos Hermanas (Sevilla) y Madrid.

Se trata en todos los casos -menos en Zaragoza- de locales ubicados dentro de centros comerciales, donde la marca se ha consolidado como un fenómeno de éxito.

En cuanto a las cifras de negocio, la compañía ha incrementado su facturación en un 10% de media, excepto en los tres meses de pleno confinamiento (del 15 de marzo al 15 de junio), en que optó por suspender los royalties de los franquiciados a la central, con la intención de ayudar a la red a superar la situación.

A lo largo de 2020 la compañía también ha puesto en marcha su primer establecimiento FoodTruck para poder trasladar el negocio al lugar geográfico más interesante en cada momento, así como ofrecer un modelo de negocio de moda y más económico para los emprendedores interesados en adherirse a la cadena.