30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla de Stadler fía su futuro a conseguir el ‘contrato del siglo’ de Renfe

Compite con Alstom por el concurso de trenes de cercanías

Raul Ortega (UGT), presidente del comité de empresa, en la sede de la factoría de Albuixech. | LEVANTE-EMV

Raul Ortega (UGT), presidente del comité de empresa, en la sede de la factoría de Albuixech. | LEVANTE-EMV

El presidente del comité de empresa de Stadler Rail Valencia, Raúl Ortega (Valdepeñas, Ciudad Real, 1973) sostiene que «el futuro de la industria de la Comunitat Valenciana pasa por Stadler». Así lo reconoce el máximo dirigente de los representantes de los trabajadores en vísperas de que el consejo de administración de Renfe, presidido por Isaías Taboas, adjudique el llamado ‘contrato del siglo’. La compañía estatal no encargaba unidades de Cercanías desde 2007 y por este contrato pugnaban Alstom, Stadler, CAF y Talgo. Pero estas últimas dos firmas ferroviarias se han quedado en el camino.

La corporación francesa (con planta en Santa Perpètua de Mogoda) y Stadler (con fábrica en Albuixech) son las únicas industrias de trenes con centros de producción de España que han pasado el corte del mayor de los pedidos de renovación de flota promovidos por Renfe: el contrato para el suministro de 211 trenes de cercanías (valorado en unos 2.270 millones de euros), sus piezas de parque y el mantenimiento de primer nivel durante quince años.

La multinacional de capital helvético acaba terminar el ejercicio firmando con Uruguay Portren el acuerdo de compraventa de siete locomotoras diésel-eléctricas, que se fabricarán en la planta valenciana, para el ferrocarril de carga para la nueva instalación de celulosa de la empresa finlandesa UPM en el centro del país. Pero quiere apostar por el mercado doméstico. «Entrar en el mercado de fabricación de todo tipo de trenes, pero sobre todo en cercanías, es fundamental para el futuro de una factoría, española, que lleva más de cien años en el mercado, para dar estabilidad», apunta Ortega. La factoría valenciana ya emplea a 1.300 trabajadores (70 % son indefinidos) y ha sido elegida por la matriz para acometer una inversión de 40 millones de euros y crear hasta 500 nuevos empleos directos para implantar su nuevo centro tecnológico de trenes regionales y de cercanías para norteamérica y sur de Europa. Esta decisión, cuyo alcance definitivo dependerá de la carga de trabajo en el mercado nacional, supone incorporar a la planta la tecnología de fabricación de cajas de aluminio como componentes para diversos modelos de vehículos ferroviarios. «Stadler convertirá València en un complejo tecnológico ferroviario de referencia de ámbito mundial», reconoce el dirigente de la sección sindical de UGT-Stadler y presidente del comité de empresa.

«Volcada sobre todo en los mercados exteriores, históricamente hemos sido importantes en el mercado de locomotoras y desde hace algunas décadas, en tranvías y trenes-tram (que funciona como tren urbano y tranvía). Ahora queremos ser también de trenes regionales y cercanías», explica Ortega. De hecho, la planta de Stadler en Albuixech crecerá con fuerza gracias a su nueva locomotora híbrida para el transporte de mercancías por los corredores transfronterizos (como el mediterráneo) y otros contratos de Renfe.

Stadler Rail Valencia, con una facturación de unos 260 millones de euros, creció un 54 % y elevó su cartera de negocio a 1.446 millones durante 2019. Este año ha ganado importantes concursos para fabricar trenes y tranvías para Portugal y Alemania.

Compartir el artículo

stats