AVA-Asaja asegura que la Unión Europea «estudia suprimir» la materia activa fitosanitaria ‘sulfoxaflor’, algo que, a juicio de la organización agraria «amenaza con dificultar aún más la precaria lucha contra el ‘cotonet’ de Sudáfrica e incrementar los daños en los cítricos y caquis». Las pérdidas provocadas por el ‘cotonet’ de Sudáfrica tras la supresión de otros dos compuestos (’clorpirifos’ y ‘metil clorpirifos’) «se han disparado, solo en la presente campaña, hasta los 150 millones de euros en los cítricos y caquis », según AVA.

Las sustancias autorizadas para el ‘cotonet’ de Sudáfrica se han reducido en 2020 a’ sulfoxaflor’ y a ‘acetamiprid’, que a juicio de AVA-Asaja «se han demostrado mucho menos eficaces que el ‘clorpirifos’ y ‘metil clorpirifos’». Mientras, las soluciones de lucha biológica que están investigando las administraciones «a día de hoy presentan serias dudas sobre su grado de implantación, precio y efectividad frente a la plaga». Por ello, el ‘clorpirifos’ o el ‘mancozeb’, fungicidas muy empleado en la agricultura cuyo uso dejará de estar permitido en 2021, «Bruselas lleva a cabo una insaciable y suicida restricción de materias activas sin dotar a los agricultores de alternativas», lamenta AVA.