30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran distribución asume el Patsecova y confía en esquivarlo con la venta ‘online’

La Cámara de Comercio celebra el acuerdo y pide respetar a los supermercados

Un repartidor realiza entregas a domicilio de productos comprados en Internet durante la pandemia en València. | LEVANTE-EMV

Un repartidor realiza entregas a domicilio de productos comprados en Internet durante la pandemia en València. | LEVANTE-EMV

El Corte Inglés creará una nueva filial independiente dedicada a la logística para competir con Amazon y con el objetivo de ofrecer su infraestructura a terceros y triplicar su volumen de negocio hasta facturar 1.200 millones de euros, según fuentes del grupo presidido por Marta Álvarez.

En concreto, la intención de la compañía es aprovechar la infraestructura logística con la que ya cuenta, que es la que da servicio a sus centros comerciales y supermercados. Según informó ayer El País, se trata de una división en la que trabajan alrededor de 5.000 personas, que cuenta con 1,2 millones de metros cuadrados de superficie en 50 almacenes centrales y regionales, además de los almacenes de sus puntos de venta en España y Portugal, entre los que transitan diariamente un millar de tráileres, además de otros vehículos que realizan envíos a tiendas y domicilios.

Esos servicios logísticos están valorados en unos 400 millones (es lo que gastaría El Corte Inglés si tuviese que contratarlos fuera), según fuentes conocedoras del proyecto. De esta forma, la compañía aprovechará y reforzará su actual infraestructura de logística y transporte, incluso con acuerdos con otros especialistas, y la ofrecerá a terceros, para convertirse en su operador logístico de principio a fin, desde las plantas de producción hasta, si es necesario, el domicilio del cliente.

El grupo, inmerso en acelerar su digitalización, multiplicó por tres sus ventas online en el primer semestre fiscal y ya representan el 15% del total de las ventas ‘retail’ frente al 7% de 2019. En concreto, las ventas online crecieron un 124% en el segundo trimestre tras la reapertura de tiendas, registrando un alza en junio del 218 %.

Son los grandes perjudicados por el Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio (Patsecova) pero sin embargo no han alzado la voz después de que el Consell lo aprobara el martes tras años de negociaciones con los sectores afectados e incluso con tiranteces entre Compromís y el PSPV. La gran distribución ha asumido sin grandes aspavientos el proyecto, uno de los buques insignias de la Consellería de Economía y que está orientado a proteger al pequeño comercio de proximidad y a poner coto al desarrollo de proyectos de grandes superficies comerciales.

Y es que el sector ya contaba con que la norma terminaría saliendo a la luz tras un largo proceso de tramitación y entiende que precisamente en ese tiempo de tira y afloja sobre sus detalles, el escenario comercial se ha transformado. El auge del comercio online, acelerado además con el estallido de la pandemia, deja «obsoleto» el plan desde el momento de su validación, en opinión de la gran distribución.

«En todo este tiempo se ha producido un giro del comercio hacia otras tendencias -en referencia a las ventas por Internet- donde el Patsecova no puede entrar, ya que regula una realidad ya superada por la actualidad. El gran desarrollo del comercio será online y superará estas limitaciones físicas», auguraba ayer Joaquín Cerveró, portavoz de la Asociación Nacional de Grandes de Empresas de Distribución (Anged) en Valencia, en declaraciones a Levante-EMV.

La clave, los supermercados

Según relata, el motivo de la dilatación de la aprobación del plan en ningún momento ha sido suprimir la prohibición que el Patsecova impone al desarrollo de superficies comerciales superiores a los 120.000 metros cuadrados. «La cuestión siempre ha sido el matiz en cuanto a la segunda licencia a los supermercados», apunta Cerveró.

Anged tiró la toalla ya hace tiempo. «Reclamamos para limitar esa prohibición a los núcleos comerciales de más de 120.000 metros porque entendemos que vulnera la libertad de empresa y de establecimiento, pero fue denegada y asumimos que terminaría aprobándose», admite.

Por eso, la gran distribución ha puesto el foco está en seguir impulsando la vertiente online de sus negocios. «Trabajamos en subirnos a ese tren —de la digitalización— porque si no nos terminará atropellando», concluye.

Con mucha menos frialdad recibió la noticia la Cámara de Comercio de València. Su presidente, José Vicente Morata, celebraba ayer el acuerdo: «Bienvenido sea tras casi nueve años. Morata no comparte el análisis de Anged sobre la vigencia del Patsecova en el contexto de la pandemia, si bien defiende aprovechar la moratoria para «incorporar las nuevas tendencias comerciales» y preservar «las demandas de las empresas que son grandes generadoras de empleo», en referencia a los supermercados y a esa relajación de los supuestos en los que deberán solicitar esa segunda licencia. «No nos podemos permitir ponerles obstáculos», añadió.

Desde Unió Gremial, por su parte, se mostraron críticos con el «tiempo perdido» negociando, reivindicaron su posición de «no tocar ni una coma» y lamentaron los «obstáculos» puestos por los supermercados.

El Corte Inglés se lanza a competir con Amazon

Europa press. València

Compartir el artículo

stats