La Confederación d’Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana (Confecomerç CV) prevé una campaña de rebajas atípica por las nuevas restricciones impuestas por la Generalitat para atajar el avance de la pandemia y que implican una reducción de los aforos del 50 % al 30 %. «Esto afectará a la actividad comercial en un periodo que debería suponer un balón de oxígeno para el sector tras una campaña de Navidad desigual e irregular y en la que la segunda ola ha tenido una incidencia en las ventas», señala el colectivo. Los pequeños comerciantes reclaman una batería de ayudas al Gobierno para reflotar a las empresas y recuerdan que algunas tiendas han tenido caídas de facturación de hasta el 40 % por la pandemia.