Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las hipotecas seguirán a la baja

Los expertos no prevén que el euribor supere su nivel de doce meses antes hasta el último trimestre del ejercicio - Los hipotecados con un préstamo tipo que revisen su cuota en mayo podrían ahorrarse unos 375 euros al año

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort.  | EFE/RONALD WITTEK

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. | EFE/RONALD WITTEK

El abaratamiento de las cuotas de las hipotecas que comenzó el pasado agosto se prolongará hasta los meses finales del nuevo año, cuando comenzarán a registrar ligeras subidas. Así se desprende de la previsión de evolución de los tipos de interés que el mercado maneja estos días y sobre la que los bancos realizan sus presupuestos para el 2021. Se trata de un cálculo sujeto a variaciones constantes, ya que depende de que la economía, y en consecuencia la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), evolucionen como se espera. El año pasado, por ejemplo, la pandemia desbarató todas las previsiones de que los préstamos comenzaran a encarecerse en la segunda parte del ejercicio, al llevar al organismo a desplegar todo su arsenal para combatir los efectos económicos del coronavirus. Pero los prolongados efectos de la enfermedad hacen pensar a entidades, analistas e inversores que el precio del dinero registrará pocas fluctuaciones notables durante este ejercicio.

Con el estallido de la crisis de la deuda pública europea en 2012, el BCE comenzó a bajar los tipos oficiales de referencia de forma decidida para salvar la Unión Monetaria de los países del euro. El euribor, al que están vinculadas la mayoría de las hipotecas en España y que mide teóricamente el precio al que los bancos se prestan el dinero entre sí, empezó a caer en consecuencia. Y lo hizo hasta el punto de entrar en negativo en febrero de 2016 por primera vez desde su nacimiento en 1999, un territorio inexplorado que no ha abandonado desde entonces y que ahora se espera que mantenga hasta finales de 2027. Implica que las entidades en lugar de cobrarse entre sí por dejarse dinero, se cobran por tomarlo prestado. Es decir, se devuelven menos de lo que reciben.

Años de abaratamientos

El efecto fue que las cuotas de los créditos para la compra de vivienda -que se actualizan en función del nivel del euribor en el mes en que toca revisar el préstamo respecto al de doce meses antes: la cuota sube si el valor presente es más alto que el pasado y viceversa- se abarataron de forma casi ininterrumpida entre febrero de 2012 y agosto de 2018, con una pequeña interrupción entre marzo y junio del 2014. La expectativa de que la autoridad monetaria subiera tipos hizo que las hipotecas empezaran a encarecerse en septiembre del 2018.

Sin embargo, el deterioro de la economía de la zona euro llevó entonces al BCE a cambiar de planes y anunciar que bajaría aún más los tipos, lo que provocó que las hipotecas volvieran a abaratarse a partir de junio del 2019. Esa nueva racha de bajadas se interrumpió con el estallido de la pandemia. La reducción de la liquidez en el mercado de préstamos entre bancos y la decisión del BCE de no bajar aún más los tipos oficiales, sino de tomar otras medidas como disparar la compra de deuda, hizo subir al euribor hasta el -0,081% el pasado mayo y provocó que las cuotas hipotecarias se encarecieran entre abril y julio.

Cinco mínimos históricos

La inyección masiva de liquidez al mercado y la promesa de mantener los tipos bajos durante más tiempo por parte del BCE, con todo, devolvieron pronto al euribor y a las cuotas hipotecarias a las bajadas. A partir de agosto, el índice registró cinco mínimos históricos mensuales consecutivos, hasta cerrar el ejercicio en un inédito -0,479% en diciembre. «Las expectativas de cara a 2021 son muy planas, es decir, va a situarse en niveles muy similares a los actuales, si acaso unos cinco puntos básicos (hasta en torno al 0,42%) por encima a finales de año. Esto es así porque existe un amplio consenso en que el BCE va a mantener sus esfuerzos para garantizar unas condiciones monetarias muy relajadas todo el año», apuntan fuentes del mercado.

De confirmarse, las cuotas hipotecarias que vaya tocando revisar seguirán abaratando hasta finales de año debido a la comparativa interanual, ya que el euribor no bajó del -0,41% hasta septiembre. De hecho, es posible que el índice caiga aún algo más en la primera parte del ejercicio. «Dependerá de la prima de riesgo interbancario, actualmente en 10 puntos básicos. Una reducción de esta prima no es descartable, pero no pensamos que pueda ser de más de cinco puntos básicos, con lo cual el euribor no debería caer por debajo de -0,55%», apuntan en una casa de análisis.

De confirmarse estas previsiones, los hipotecados más beneficiados serán los que tengan que revisar su crédito con el euribor de mayo. Para una hipoteca de 150.000 euros a 30 años y con un diferencial sobre el euribor del 0,99%, supondría un ahorro anual de unos 375 euros. Los más perjudicados, en el otro extremo, serían los que tengan que actualizar su préstamo con la referencia de diciembre. Para una hipoteca tipo similar, eso sí, supondría una subida pequeña, de apenas unos 60 euros en los siguientes doce meses.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats